Viernes, 25 de agosto de 2006
fotos.miarroba.com


El malvado lobo, el lobo cruel, la bestia, un lobo disfrazado de cordero, que se come a las abuelitas y derrumba casitas a soplos, ayudante del demonio, hombre lobo, ningún otro animal ha sido asociado con tantas características negativas y casi ninguno ha dado tanto miedo a los humanos como el lobo, sin embargo su fama es inmerecida.

El hogar del Lobo
En el pasado, el lobo se encontraba por todo el hemisferio norte, desde los densos bosques de América del Norte hasta las praderas abiertas de Rusia, desde las llanuras nevadas del Ártico hasta los desiertos arenosos del Este. Antiguamente su área de distribución era mayor. Existen numerosas subespecies dependiendo del área donde habiten. Hace unos 40.000 años el hombre domesticó los primeros lobos de los que descienden las razas de perros que existen hoy (más de 400). Durante el último siglo, los humanos los están persiguiendo sin piedad a la vez que destruyen su entorno. Como consecuencia, el lobo se ha extinguido en grandes zonas de América del Norte, Europa y Asia.

El resistente cazador a larga distancia
El lobo (Canis lupus) es un miembro de la familia de los cánidos. Tiene un cuerpo delgado, hocico de punta, patas relativamente largas y delgadas y una cola tupida. La altura de sus hombros puede alcanzar un metro. No puede escalar ya que sus garras son rígidas, no como las del gato. No son muy rápidos, pero tienen un alto nivel de perseverancia. Pueden desplazarse hasta 60 km de distancia al día. El quinto dedo es el equivalente al pulgar de los humanos y está claramente desarrollado en sus patas delanteras. Tienen un cráneo ancho y pesado, con expresiones faciales pronunciadas. Su olfato y oído están aún mejor desarrollados que los del perro, también tiene un 30 por ciento más de masa cerebral en relación con su peso corporal que su pariente doméstico.

Hambriento como un Lobo
Los lobos prefieren presas de patas con pezuñas, como el ciervo, el alce y las cabras salvajes. Sus poderosas mandíbulas pueden atravesar el hueso de la nalga de una vaca adulta. Si es necesario, también comen castores, mapaches, conejos, ratones y otros roedores, pájaros acuáticos e incluso peces. Un lobo muy hambriento puede comer hasta el 20 por ciento de su peso corporal.

Ya que los lobos no son muy rápidos cazan predominantemente animales enfermos o débiles y así previenen la dispersión de enfermedades. Desde luego, también cazan animales jóvenes pero esto forma parte del equilibrio de la naturaleza.

Leal y de familia
Los lobos viven en grandes grupos formando manadas, que se componen de hasta 20 individuos. Cazan y comen juntos y tienen un comportamiento social distintivo – ningún miembro de la familia se queda con hambre cuando se reparte la presa. Dependiendo de la estación del año y la abundancia de comida, sus territorios llegan a cubrir entre 30 y 300 km cuadrados. Marcan los bordes territoriales con orina y heces.

Cada manada tiene un macho y una hembra dominantes, la pareja alpha. A menudo el líder de la manada es la hembra. Constantemente cambia la jerarquía del grupo por sus peleas, que casi nunca son letales ya que el más débil evita que su contrincante le mate al mostrarle su garganta. Las parejas de lobos permanecen estables durante toda su vida. Normalmente sólo los miembros más sanos y fuertes de la manada, la pareja alpha, engendra y así mantiene la manada fuerte.

El Lobo y sus lobeznos
La hembra tiene un periodo de gestación de alrededor de dos meses, hacia el fin de éste periodo los demás miembros del grupo le alimentan. Ella se retira a una madriguera donde está a salvo y allí da a luz a sus lobeznos
Los lobeznos nacen ciegos e indefensos y durante las primeras siete semanas se quedan en la madriguera con su madre. Ella les trae la carne de la presa llevándola en su estomago y después lo regurgita delante de ellos. Pasados unos meses los pequeños empiezan a pedir comida a los demás miembros del grupo y ocupan su lugar correspondiente en la jerarquía. Todos los lobos, jóvenes y viejos, son muy juguetones, igual que sus parientes próximos, los perros. Durante el tercer año de su vida alcanzan su tamaño óptimo y madurez sexual. Los lobos viven entre 12 y 15 años.

El malvado hombre
En grandes partes de su territorio original, el lobo esta ya casi extinto. ¿Cómo pudo ocurrir esto? Es en parte culpa del miedo que siente el hombre por el lobo, basado en prejuicios, pero también porque compartían presas similares, como el ciervo y el alce. Además, cuando a mediados del siglo XIX un gran número de ciervos y alces fueron cazados por los habitantes de los Estados Unidos, los lobos se vieron forzados a cazar animales de granjas. Esto hizo que el gobierno empezara a dar recompensas por cada lobo muerto. Durante un sólo siglo, desde 1850 a 1959, fueron cazados unos 200 millones de lobos. La destrucción de su hábitat y la expansión urbana contribuyen a su actual desaparición. Sólo unos pocos cientos de lobos sobrevivieron a la masacre de los EE UU. Hoy quedan unos 63.000 lobos en América del Norte: sólo unos 1.700 en los Estados Unidos de América, sin contar Alaska, de 4.000 a 5.000 en Alaska y el resto en Canadá. No existen suficientes corredores naturales para permitir el libre movimiento entre bosques protegidos. América del Norte todavía tiene zonas que son suficientemente grandes para albergar a los lobos como los bosques primarios de Canadá. Pero incluso estos están amenazados y a punto de ser destruidos por las grandes industrias madereras.

En los Alpes, sólo alrededor de 550 lobos han recuperado su hábitat natural. En Rusia, 44.000 lobos han sobrevivido. Allí también fueron perseguidos durante siglos.
Publicado por blur0078 @ 20:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios