S?bado, 07 de abril de 2007
El lobo ib?rico (Canis lupus signatus)
153x202px - 7.1 Kbytes


Es un predador con tanto olfato como miedo al hombre. Salvo casos contados, los ataques a humanos son leyendas, por que quien de verdad debe temerlo son ciervos, cabras, roedores o incluso los reptiles. Pero cuando este mam?fero, valiente y sagaz, no encuentra que llevarse a la boca, puede atacar al ganado o acercarse a un vertedero a ver que "pilla", ya que el lobo es un animal muy adaptable a los cambios del medio.

Pocos ejemplares superan el metro y cuarto de longitud (sin contar la cola) y los 55 kilos. Se reunen en manadas, en las que impera una r?gida jerarqu?a y en las que el vigor, la edad y la inteligencia son determinantes para ostentar el mando. El lobo ib?rico, subespecie de las dos grandes especies de Canis lupus que hay en el mundo, gris y rojo, ocupa de forma estable gran parte del cuadrante noroccidental de la pen?nsula (en Portugal hay unos 300 individuos).

La comunidad con m?s asentamientos es Castilla y Le?n, seguida de Galicia, mientras que la mayor concentraci?n de individuos se alcanza, por este orden, en Le?n, Zamora, Palencia y Burgos, con una densidad media de entre 3 y 4 ejemplares por cada 100 kilometros cuadrados.

Gesti?n inteligente. El bi?logo Juan Carlos Blanco, uno de los mayores expertos en el lobo ib?rico, afirma, por su parte, que la coexistencia entre el lobo y el ganado es perfectamente posible, aunque matiza que hay lugares en los que hay que hacer grandes esfuerzos para lograrlo. ''Los da?os por lobo y a?o son diez veces m?s elevados en las zonas donde el ganado se gestiona en r?gimen extensivo que en donde est? acompa?ado por pastores todo el d?a -explica el investigador-. Pero ciertos tipos de ganado no se pueden estabular." Para Blanco, la soluci?n al problema en estos lugares pasa, entre otros factores, por involucrar a todos los sectores en la gesti?n de la especie, incluidos ganaderos y conservacionistas. En buena parte de las regiones loberas, las administraciones pagan compensaciones econ?micas por las p?rdidas que provoca el animal en espacios protegidos. En el resto de las zonas no est? claro, sin embargo, a qui?n corresponde pagar. Por ejemplo, si el ataque se produce dentro de un coto de caza, la responsabilidad podr?a recaer en su titular (al no haber adoptado las medidas para evitar estos da?os), pero como la consideraci?n del lobo como pieza de caza es relativa, ning?n due?o de un coto de caza est? dispuesto a asumir el pago. Sin embargo, la mayor pol?mica en torno a este predador se centra en su n?mero. Mientras el grupo ecologista Ciconia mantiene que sigue amenazado de extinci?n, y otros colectivos argumentan que hasta que no haya un censo fiable no se puede afirmar nada. Juan Carlos Blanco alega que s? hay datos, y estos indican que su n?mero va en aumento. "Conocer la cifra exacta de lobos que hay en una zona es una ilusi?n, pero si es posible saber si una poblaci?n aumenta o si disminuye -afirma Blanco-. En estos mornentos se est? terminando el sondeo de ejemplares en Castilla y Le?n. Tambi?n se ha hecho un seguimiento en la mayor parte de Galicia, toda Asturias, Cantabria, Pais Vasco, Guadalajara, Ciudad Real y Andaluc?a. Y esas investigaciones confirman que la poblaci?n del cuadrante noroccidenlal de Espa?a est? aumentando, sin que quepan dudas cient?ficas de ello.."

Juan Delibes, director del canal de televisi?n Seasons y buen conocedor de la fauna silvestre ib?rica, coincide con Blanco en sus estimaciones sobre la poblaci?n del norte de Espa?a. Pero algunos grupos han comprobado la existencia de problemas "nuevos" a los que se enfrenta el lobo. la Asociaci?n para la Conservaci?n y Estudio del Lobo Ib?rico (ASCEL) afirma, por ejemplo, que la construcci?n de autovias y otros medios de comunicaci?n, sin las pertinentes actuaciones de correcci?n de impacto , adem?s de provocar la muerte por atropello de algunos ejemplares, aisla a las distintas poblaciones, con el riesgo de sumirlas en un agujero gen?tico y ecol?gico.
Publicado por blur0078 @ 18:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios