Viernes, 11 de agosto de 2006
EL COSTAZU

El valle de Bedoya tiene fama de ser un pueblo muy religioso. A principios del siglo pasado, hacia el a?o 1.910, exist?a una Cofrad?a llamada de San Antonio, protector de los animales; dicha Cofrad?a dispon?a de unos fondos cremat?sticos pero no sab?an el rumbo que los deb?an de dar; por fin acordaron invertirlos y planearon comprar un jato para echarle al puerto con la caba?a de las vacas, posteriormente le vender?an en el oto?o y as? pod?an obtener un rendimiento mayor. Pero ocurri? que la primera vez que se acercaron los lobos a la caba?a de las vacas, no repararon en otro animal que en el susodicho jato.

Hab?a tambi?n un vecino de Esanos, llamado el "t?u P?lito", Hip?lito Sober?n, que ten?a un reba?o de cabras; por aquella ?poca las ten?a en el monte de Lobada, ya que ten?an cabritos y los ten?a que dejar por el d?a en un invernal que hab?a en Cedablo; el "t?u P?lito" contrat? los servicios, por poco m?s que la comida, de un muchacho para pastorear su reba?o; el jovenzuelo se llamaba Benigno Garc?a, que apenas ten?a 12 a?os, recibiendo por parte del due?o las siguientes instrucciones: ?Suelta las cabras y las enveredas monte arriba; deja la perra con ellas y tu te vuelves al invernal, pelas algo de ar? (hiedra) en los alrededores y se lo echas a los cabritos; cuando termines de hacerlo, te vuelves con las cabras?.

As? lo estaba haciendo, dej? las cabras con la perra en el Costazu regresando al invernal; de inmediato empezaron las cabras a zumbar los campanos, la perra a ladrar y el aturdido muchacho, con m?s miedo que otra cosa, emprendi? la ascensi?n hacia el citado lugar para ver lo que all? estaba ocurriendo; la escena fue pat?tica: enseguida se tropez? con una cabra muerta, m?s all? otra con convulsiones de muerte, una tercera con el vientre fuera, m?s arriba se top? con la perra que con ojos de impotencia le miraba en su agon?a. "Los lobos", pens?; en fin, la inoportuna visita de los salvajes caninos supuso la p?rdida de casi la mitad del reba?o y de la perra. El desconsolado y a la vez valiente muchacho, ante tal suceso, no vacil? en emprender una vertiginosa marcha hacia el pueblo de Esanos para dar la triste novedad al due?o del reba?o y el "t?u P?lito", una vez enterado del aciago incidente, no dud? en exclamar: ?Si San Antonio no mir? por su jatu, c?mo va a proteger mis cabras??. Eso era resignaci?n.



fotos.miarroba.com

Publicado por blur0078 @ 17:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios