Viernes, 08 de septiembre de 2006
640x480px - 24.3 Kbytes

La Directiva H?bitats de la Uni?n Europea, aprobada en mayo de 1992 y adoptada por la legislaci?n espa?ola en diciembre de 1995, establece que la poblaci?n del lobo al sur del Duero debe ser considerada especie de inter?s comunitario de car?cter prioritario y para cuya protecci?n es necesario designar zonas especiales de conservaci?n. Esto ha provocado la tard?a reacci?n de los gobiernos de Castilla-La Mancha y Andaluc?a, que consideran al lobo como especie estrictamente protegida y han establecido un sistema de indemnizaciones para subsanar los da?os producidos por sus poblaciones, extinguidas en estas zonas.

Aparte de esta protecci?n comunitaria, la regi?n de Castilla-La Mancha ha incluido al lobo en el Cat?logo Regional de Especies Amenazadas. Los lobos que quedan en el norte de Espa?a (Castilla y Le?n, Galicia, Asturias, Cantabria y Pa?s Vasco) est?n considerados como una especie cuya explotaci?n debe ser compatible con el estado favorable de las poblaciones. Esto significa que el lobo ha de ser respetado siempre que no choque con los intereses humanos; es decir, que la ley sigue siendo permisiva para que se puedan cazar lobos indiscriminadamente. S?lo el municipio de Muelas de los Caballeros, al norte de Zamora y cerca de las mayores poblaciones de lobo de Espa?a, ha demostrado verdadero inter?s en la conservaci?n del lobo ib?rico y quiere prohibir su caza por considerarla "especie emblem?tica".

El resultado pr?ctico de las legislaciones tard?as, la falta de respuesta de las Administraciones y las leyes hechas a la medida del hombre es que el lobo ib?rico sigue siendo considerado en Espa?a como especie cineg?tica.

Esta desidia en Espa?a afecta tambi?n a otras poblaciones de signatus. Portugal acoge aproximadamente al 10% de los individuos de lobo ib?rico que habitan la Pen?nsula, y all?, aunque la legislaci?n y la actitud de la poblaci?n es m?s conservacionista, el lobo tambi?n sufre una situaci?n cr?tica. Los lobos est?n estrictamente protegidos en el pa?s vecino por la misma Directiva H?bitats y por el programa Life de la Uni?n Europea; sin embargo, para algunos lobos portugueses esta protecci?n no es efectiva. Existe una poblaci?n de unos 150 lobos en la frontera entre Espa?a y Portugal. Estos lobos, que viven relativamente seguros en el lado portugu?s, son matados indiscriminadamente cuando pasan a territorio espa?ol, concretamente en Galicia y Zamora, con lo que muchos esfuerzos realizados al otro lado de la frontera por el bienestar del lobo caen en saco roto.

Los principales problemas con los que se enfrenta esta especie en Espa?a son:

El incremento de la presi?n humana sobre el h?bitat del lobo, con la desaparici?n continuada de zonas apartadas en las que la especie ha prosperado tradicionalmente.

Los incendios forestales, que, tanto de forma natural o accidental como provocada, asolan los bosques espa?oles y suponen una reducci?n de los h?bitats naturales de la fauna en general, y sobre todo de los grandes mam?feros que encuentran enormes dificultades en la conquista de otros territorios de alimentaci?n y refugio.

La competencia con los intereses de ganaderos y cazadores, que se salda sistem?ticamente con batidas tras ataques de lobo.

La ignorancia y la superstici?n ?palabras duras pero no por ello menos ciertas? de las poblaciones agrarias que a la vez sufren los ataques del lobo sobre su ganado y temen la figura del lobo como un animal vinculado por la tradici?n con los aspectos m?s oscuros de la humanidad y la mitolog?a.

El impacto que las grandes infraestructuras, principalmente autopistas y v?as f?rreas, producen en las ?reas de distribuci?n del lobo, actuando como verdaderas barreras que a?slan grupos poblacionales y producen atropellos de forma permanente.

El imperdonable desinter?s y negligencia de las autoridades competentes, tanto regionales como nacionales, quienes se limitan a legislar en el mejor de los casos, cuando no ganan dinero por el deplorable m?todo de subastar el derecho de caza de lobos por cantidades que exceden las 600.000 pts. por individuo, como ocurre con la Junta de Castilla y Le?n. Esas mismas autoridades se niegan a pagar indemnizaciones a los ganaderos perjudicados por los asaltos del lobo y mantienen una escandalosa ceguera que ha permitido que ning?n cazador furtivo haya sido jam?s multado, a pesar de las leyes que protegen a la especie, mientras que se admite que el 70% de los lobos que mueren cada a?o lo hacen a manos de cazadores furtivos.
Publicado por blur0078 @ 10:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios