S?bado, 23 de septiembre de 2006
240x291px - 12.2 Kbytes
Nuestra tradici?n, alojada ya en el inconsciente colectivo, es rica en alusiones a la supuesta perversidad y agresividad del lobo. La influencia cat?lica ha hecho adem?s que se haya considerado al lobo como una "criatura de las tinieblas", incluso vinculada al demonio.

No es de extra?ar que un depredador como el lobo, ?nico capaz de hacernos frente en la naturaleza que nos rodea, y que act?a de forma organizada y efectiva, despierte los ancestrales miedos a ser cazado. Sin embargo en la milenaria pugna entre lobo y hombre, las agresiones del lobo frente a las nuestras son infinitamente menores. La prueba es la actual situaci?n de su especie.

Otras culturas, menos interesadas que la cristiana en mantener a las personas en la ignorancia y el miedo, han visto en el lobo un s?mbolo de la sociabilidad, la eficacia y la inteligencia.

Los mitos de R?mulo y Remo o el de G?rgoris y Habis presentan situaciones similares, en las que cachorros humanos son amamantados por lobas. Los indios norteamericanos ven en el lobo un honorable competidor, al que respetan y admiran. El ideograma chino para representar al lobo significa literalmente "perro distinguido", tal vez por el aspecto rasgado de sus ojos.

Sin embargo nuestra tradici?n est? llena de historias que est?n en la mente de todos, en las que el lobo es un ser maligno y cruel, incluso el resultado de la transformaci?n de un humano en un ser de instintos bajos, incontrolables y asesinos. En el terreno de los dichos podemos encontrar lo mismo: "Ver las orejas al lobo", "Meterse en la boca del lobo", "El hombre es un lobo para el hombre" (falso en lo que dice, pero muy revelador en cuanto a la actitud humana).

Todas estas actitudes y prejuicios, propios de las mentes ignorantes y supersticiosas de la Edad Media, deber?an ser arrojadas de nuestras mentes gracias al conocimiento de lo que nos rodea. El valor de un ser racional no est? en reclamar serlo, sino en ejercer de tal.
Publicado por blur0078 @ 18:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios