Mi?rcoles, 25 de octubre de 2006
fotos.miarroba.com

CATALOGO DE ARGUMENTOS A FAVOR DEL
LOBO IBERICO
Juan Carlos Cabrero Figueiro Gui?o

Con cierta frecuencia aparecen en la prensa noticias relativas a ataques del lobo contra el ganado en tal o cual lugar de Espa?a. Dichas noticias suelen constar, grosso modo, de 3 partes: descripci?n de los hechos y da?os habidos, entrevista a los afectados y/o lugare?os del pueblo, y exposici?n de datos sobre poblaci?n de lobos (a nivel local, comarcal, provincial, auton?mico o nacional) y su tendencia demogr?fica.
Los reportajes que aparecen sobre nuestro lobo en revistas no especializadas, o suplementos dominicales de la prensa diaria, suelen responder a un esquema distinto : m?s bien recogen opiniones a favor y en contra del c?nido, sin olvidar ofrecer datos sobre su censo y tendencia demogr?fica.
En ambos casos se observa no poca superficialidad , que b?sicamente consiste en detenerse en lo concreto y puntual, obviando lo general y una perspectiva amplia del tema.
Las cifras poblacionales ofrecidas no las considero fiables : se repiten a lo largo del tiempo, de un reportaje a otro, y por supuesto los autores no citan las (supuestas) fuentes que les han proporcionado esas cifras de censo. El resultado es una literatura barata que no solo no informa, sino que deforma.
El objetivo de este modesto trabajo es proporcionar, a los conservacionistas interesados, una serie de argumentos utilizables para rebatir en la prensa (secci?n "Cartas al Director") aquellas noticias m?s o menos disparatadas que peri?dicamente aparecen sobre el lobo ib?rico.

?PARA QUE SIRVE EL LOBO ?
En t?rminos absolutos para controlar las poblaciones de herb?voros silvestres, cuya excesiva proliferaci?n da?a severamente la cubierta vegetal.En la Naturaleza nada sobra, todo ocupa un lugar concreto.Si a efectos anat?micos la necesidad crea el ?rgano (dicho sea como s?mil), a efectos de ecosistema la Naturaleza invent? el lobo para resolver el problema de controlar los consumidores de materia vegetal..
EL LOBO ES MALO
El Bien y el Mal como conceptos puros, absolutos, pertenecen exclusivamente al ?mbito de la moral, la filosof?a o la religi?n, pero no a la vida real. Incluso los peores genocidas de la historia de la humanidad ten?an una familia a la que amaban y respetaban. En la realidad las cosas no son blancas o negras, sino distintos grados de gris. En su particular y respetable visi?n de las cosas, el ser humano juzga y cataloga en base a la ganancia (considera que las abejas y las ovejas son buenas) o a la p?rdida (considera que el lobo es malo) que se le causa, no por las cualidades intr?nsecas del ente juzgado. No consta que por ejemplo las abejas (olvid?monos de la miel) sean el colmo de la bondad.
Nadie considera malo a un mirlo, ese mirlo que traga viva una lombriz, la cual acto seguido es disuelta, viva, en ?cidos g?stricos y jugos digestivos varios. Ning?n animal silvestre obra pensando en hacer bien o mal al ser humano (hasta ah? llegar?a nuestro antropocentrismo y suprema ignorancia) sino en satisfacer sus necesidades vitales. Es el ser humano quien, merced a la consciencia (consciencia de s? mismo y de lo que le rodea), juzga, clasifica y etiqueta seg?n su conveniencia.
La socorrida imagen del buc?lico pastor que llora por sus ovejitas muertas por el lobo no es sino pura verborrea barata. El destino de esas ovejas no era sino cambiarlas por fr?os y as?pticos billetes, para ser despu?s muertas mediante una cuchillada en la yugular o un martillazo en la cabeza. Aqu? se acaba el bucolismo pastoril.
El lobo mata exclusivamente para comer, cosa que no podemos decir los humanos.
Juzgar, y sentenciar, con par?metros humanos lo que no es humano es un inmenso disparate. ? Alguien medir?a el tiempo con una b?scula ?. No cabe en una cabeza sensata.

EL LOBO ES AGRESIVO Y PELIGROSO
La palabra agresivo significa propenso a meterse con los dem?s, buscar pelea, amenazar. El lobo no es as? : rehuye la presencia humana, y cuando no tiene hambre no hace ni caso al ganado o reses silvestres que pasan cerca de el, como ha podido comprobarse repetidamente en diversos estudios de campo. Otra cosa es que durante el agarre y muerte de su presa exhiba la fuerza de su poderosa mordedura; el zarandeo de la res mordida en el cuello ?es todo lo espectacular que se quiera- no es sino una forma de matarla antes, y de asegurarse de que est? bien muerta antes de empezar a comer. Cabe hablar de una descarga de fuerza y energ?a en un breve lapso de tiempo, a la que la sangre y la visi?n de la poderosa dentadura lobuna (una simple herramienta de trabajo) aportan el componente "agresivo" que tanto se achaca al c?nido.
Peligroso, ? potencial o realmente ?. Potencialmente casi todos ?yo incluido- somos asesinos : tenemos un cuchillo de cocina con quien acuchillar a alguien, un coche con quien atropellar a alguien, o bolsas pl?sticas del supermercado con las que asfixiar a alguien. ? Pero por ello somos realmente asesinos ?. No.
Pero como en todo, hay excepciones. La realidad es que en Espa?a hay casos documentados (nombre y apellidos, fecha y lugar) de personas depredadas (muertas y comidas) por lobos. Estos lamentables sucesos son la excepci?n, no la norma. Resulta muy curioso que la f?rtil bibliograf?a lobuna espa?ola nunca mencione estas predaciones sobre humanos. Solo en Valverde y en cierto art?culo de BIOL?GICA encontramos menci?n expresa a ello.
Por supuesto, la casu?stica existente en la realidad es muy amplia : al lobo le han echado la culpa de ataques cometidos por perros; de muerte de reses que en realidad han sido muertas por un pastor necesitado de cambiar su mon?tona dieta; e incluso de asesinatos y homicidios que en realidad fueron cometidos por personas. En este ?ltimo apartado resulta paradigm?tico el caso de Manuel Blanco Romasanta, individuo marginal que vivi? en el S. XIX. Llamado el hombre-lobo de Allariz (Ourense), afirmaba transmutarse en lobo, lo cual no era sino una mala excusa para intentar zafarse de las consecuencias penales de sus cr?menes, cometidos con la finalidad ?ltima de robar y convertir la grasa de sus v?ctimas humanas en jab?n, que luego vend?a. Condenado a morir en el garrote vil, fue indultado y pas? el resto de sus d?as en un centro psiqui?trico.
Desde aqu? hasta el final de este apartado, seguimos fielmente al citado Valverde.
En principio son 3 las situaciones en las que el lobo ib?rico puede suponer un peligro cierto para la integridad e incluso la vida de las personas : 1) Ejemplar afectado de rabia (o acosado o herido, a?adimos aqu?). 2) Hembra en el destete de sus lobeznos (Junio/Julio), cuando agotada por la lactancia, y tras ser alimentada por el macho, necesita volver a cazar para s? misma y sus reto?os. 3) Formaci?n de la manada invernal (de Noviembre a Marzo), compuesta por macho, hembra y lobatos no emancipados. En esta ?poca bajan de la monta?a al valle, acuciados por el hambre, penetrando en los pueblos sobre todo de noche en busca de comida. Aqu? la unidad predadora no es un lobo sino 4 o 5 juntos, con lo que su capacidad letal es muy superior. Amparados en la noche su osad?a se dispara. En la comarca cant?brica del Alto Campoo los paisanos dicen que "En Diciembre y Enero el lobo toma al hombre por cordero" (refr?n recogido por Jes?s Garz?n).
Vemos que esas 3 circunstancias son, una aleatoria e imprevisible (infecci?n por rabia), y las otras 2 de car?cter estable, repetitivo y anual pues se corresponden con distintas fases de su ciclo biol?gico.
He aqu? sendos ejemplos de humanos muertos en cada uno de esos 3 casos :
1. Lobo rabioso. Chantada (Lugo), 1881. Hubo 14 personas muertas por ataque de un solo lobo rabioso. Certificado por el Dr. Cedros, en el Hospital de Lugo. Rese?ado por Casarlegos, en el ABC de fecha 15-X-1974.
2. Loba tras el destete. Cabe citar la loba de Vimianzo (20 Kms al Noreste de FinisTerre, Coru?a). El 25 de Junio de 1957 mat? al ni?o Jes?s V?zquez P?rez, de 5 a?os y 17 kilos de peso. Fue testigo su amigo Luis, de la misma edad, que permaneci? varias horas mudo por la impresi?n. Ese mismo d?a se acerca a una chica de 15 a?os, que reacciona a tiempo. El 22 de Julio de 1958 hiere gravemente (consigue salvarse) a Manuel Suarez, tambi?n de 5 a?os y 18 kilos. Y el 21 de Junio de 1959 mata a Manuel Sar Pazos, de 4 a?os con 11 meses, y 18 kilos de peso. Fueron testigos su Amigo Paco, de 5 a?os, y Alberto, de 17 a?os. Poco despu?s, el 18 de Agosto de 1959, se celebra una batida en la que se matan 2 lobos. No volvi? a haber ataques a ni?os.
Y c?mo olvidar a la loba de Rante (Ourense). Todo empez? el 03 de Julio de 1974, atacando a una ni?a de 13 a?os y 25 kilos que iba a por ma?z acompa?ada de una mujer de 59 a?os. Ambas fueron mordidas. El d?a siguiente (04-07-1974) mata al ni?o Jos? Tom?s Mart?nez P?rez, de 11 meses y 9 kilos. Hubo varios testigos, familiares del ni?o, ocupados en sus labores agr?colas habituales. Unos d?as despu?s, el 10 de Julio de 1974, mata al ni?o Javier Iglesias Balb?n, de 3 a?os y 12 kilos de peso. Esta loba, f?cilmente identificable pues conservaba en el cuello parte del pelaje invernal, fue envenenada con estricnina el 14 de Julio de 1974 (fecha del d?cimo cumplea?os del autor de este trabajo). Hay al menos 2 fotos de la misma, era una hembra de 5 a?os con una dentadura perfecta.
Obs?rvese que la mezcla de poblaci?n rural dispersa, con lobas paridas acostumbradas a conocer el ritmo diario de la vida de los lugare?os, puede ser mort?fero. Cabe condenar aqu? a ambas partes en debate : el diario LA REGION, por azuzar estos trist?simos sucesos, que desembocaron en un paroxismo nunca visto : incendio de montes para alejar al lobo, y estricnina a mansalva. En apenas 45 d?as se mataron 31 lobos (incluidos 3 hijos de la loba infanticida). Y por otro lado, F?lix Rodr?guez de la Fuente, quien negando la evidencia insist?a en que no hab?a sido la loba (? a pesar de los testigos ?) sino quiz?s chacales americanos, perros asilvestrados, cruces de lobo o incluso perros de presa liberados por la PIDE (polic?a secreta portuguesa de la ?poca).
A?n hoy, en 2004, uno de sus ex colaboradores, Carlos Sanz, afirma que quiz?s no fue la loba sino perros silvestres.Esto puede verse en www.fapas.es (ir al apartado del lobo, concretamente a la historieta que recrea el cuento de Caperucita Roja). Cabe preguntarse qu? es peor, si el sensacionalismo incendiario o la ceguera voluntaria de otros. As? nunca se avanzar? en la conservaci?n del lobo ib?rico.
3. Manada invernal. Invierno de 1856-57. "...Dos Guardias Civiles que prestaban servicio en los l?mites de la provincia de Zamora han sido hallados entre la nieve, horriblemente destrozados por los lobos, contra los que debieron de sostener una lucha desesperada pues cerca de sus restos fueron hallados cinco lobos muertos, encontr?ndose los fusiles con las bayonetas caladas y tintas en sangre...".
Podr?an citarse m?s y m?s casos, pero lo dejamos aqu?. Quien desee profundizar sobre esta macabra faceta de la vida del lobo ib?rico, debe necesariamente leer la magistral obra de Valverde y Teruelo. Como ?ltima curiosidad, y aprovechando que estamos en A?o Jacobeo (Xacobeo), decir que las preciosas iglesias rom?nicas que jalonan el Camino desde Roncesvalles (Navarra) hasta Santiago de Compostela representan tan a menudo una cabeza de lobo (frecuentemente con cabezas, pies y piernas humanas asomando en las fauces), que incluso ello ha dado nombre al adorno m?s com?n de esas bellas construcciones , el canecillo, que sobresale del muro. Que cada cual extraiga sus conclusiones : alegor?a art?stica, hechos reales (antropofagia lobuna) o ambas cosas a la vez.
Como comparativa, decir que cada a?o hay 2-4 muertes anuales en Espa?a por perros de razas consideradas peligrosas, noticias que con cierta asiduidad aparecen en los medios de comunicaci?n.
La creencia de que el lobo es por s? infecto y portador de enfermedades tiene su contrapunto en que no es la ?nica especie susceptible de albergar y transmitir enfermedades, incluso la especie humana. Por otra parte, las ocasiones de contacto lobo-hombre son hoy en d?a muy escasas, y no digamos la posibilidad de contraer alguna enfermedad por su culpa. Esa creencia suele ser patrimonio de paisanos que viven rodeados de cerdos, vacas, ovejas, aves de corral, gatos...y perros, sin que ello parezca causarles preocupaci?n alguna a efectos de riesgos para su propia salud.

LOS ECHAN LOS ECOLOGISTAS DESDE UN HELIC?PTERO
Tan delirante que hasta fastidia dedicar un ?tomo de energ?a a rebatir tama?a subnormalidad. ? Donde est? el hangar-una instalaci?n que presumiblemente debe estar autorizada por el organismo competente de la Administraci?n- donde se guarda ese helic?ptero ?.
? Alguno de esos paisanos jurar?a, por escrito, con su firma y entregando copia debidamente compulsada a un notario o abogado, que ha visto un helic?ptero soltando lobos ?.
CADA VEZ HAY MAS, SON UNA PLAGA
Tan ligera afirmaci?n bien puede basarse en la reiteraci?n de lobadas en una zona, de modo que la repetida presencia ?o avistamiento- de una manada es instant?nea y err?neamente convertida en una "plaga de lobos". En invierno el lobo forma manadas, que son 2 o 3 familias juntas (adultos reproductores + juveniles supervivientes). Su tama?o actual, al menos en ciertas zonas de Castilla y Le?n, ronda los 10 ejemplares/manada. Existen documentos del siglo XVIII que hablan de manadas invernales de hasta ? 17 ? lobos en el Noroeste de Zamora-Suroeste de Le?n (Sierra de Velilla-La Carballeda, La Cabrera y La Valder?a).Como curiosidad, cabe decir que los cepos de ballesta para combatir los lobos de ese sector zamorano-leon?s se compraban en Burgos y Vitoria. Al obviar el hecho de que la manada m?s cercana est? a unos cuantos kil?metros, la impresionante visi?n de tantos lobos juntos hace pensar en una extraordinaria abundancia que resulta ser falsa : estudios de campo realizados en ?reas optimas de Zamora estiman que un lobo adulto necesita unos 25 Km2 de h?bitat (de calidad) para ?l solo. En el monte literalmente no caben tantos lobos como cree la imaginer?a popular.
El lobo ocupa actualmente en Espa?a, entre poblaciones estables e inestables, unos 60.000 Km2, aproximadamente el 12% del territorio nacional. Comparado con hace varios siglos, se ha producido una muy severa reducci?n de la superficie ocupada.
El concepto "m?s" no es absoluto sino relativo pues solo existe si a su vez hay un "menos" que pueda dar tama?o y contenido a "m?s". Si se dice que hay m?s lobos que antes, debemos decir cuantos lobos hab?a y en qu? ?poca. Si no, todo es palabrer?a vana, sin respaldo de los n?meros (censo o estimas fiables). ? Cuantos a?os atr?s significa "antes" ?. Esos "m?s lobos" , ? se refiere a despu?s de los partos, o a 6 meses despu?s ?oto?o- cuando se ha producido una mortalidad juvenil de por ejemplo el 25 % ?
Parece haber un consenso entre los especialistas en lobo ib?rico en que ?ste ha ampliado su ?rea de distribuci?n en los ?ltimos 20-30 a?os. Es innegable que vuelve a estar en provincias como Avila, Guadalajara, Madrid, o Segovia, de donde faltaba hace d?cadas. En principio se supone que m?s que un aumento en el n?mero de lobos lo que hay es un incremento de superficie ocupada. Se considera que el censo (valga la palabra) espa?ol es de unos 2.000 ejemplares tras los partos, cifra que en unos meses vuelve a bajar a 1.400 lobos, cifra que se repite de unos estudios a otros y a la vista de lo cual cabe imaginar 2 opciones: 1) La poblaci?n espa?ola no aumenta 2) Las estimas num?ricas son copiadas de un estudio a otro, lo cual no ser?a de extra?ar visto lo dif?cil (acaso imposible) que es censar satisfactoriamente en toda Espa?a (500.000 Km2) un animal tan esquivo, discreto y m?vil como el lobo. Alg?n especialista que ha tratado este tema en profundidad considera que es m?s fiable estudiar tendencias de poblaci?n, que no embarcarse en un quim?rico censo espa?ol (? el censo es el opio del conservacionista ?) de lobos, de resultados harto dudosos y utilidad discutible. Para m?s inri, otro reputado estudioso de nuestro lobo se pregunta, en su (por ahora, ultima) obra, si la actual expansi?n del c?nido por el solar hispano debe alegrarnos, o si por el contrario, ello es se?al de graves perturbaciones (que las hay) en sus enclaves cl?sicos de Zamora : Aliste (Sierra de la Culebra), La Carballeda y Sanabria.
Las m?s densas zonas loberas de Espa?a (La Carballeda-Zamora, o los p?ramos del Norte de Burgos) acogen un m?ximo de 6 o 7 ejemplares por cada 100 Km2. O sea, un cuadrado de 10 Km de largo por otros 10 de ancho en el que hay 6 o 7 lobos. ? Y es la mayor densidad existente en Espa?a ?. Con esas densidades, amplias zonas apenas juntan tantos lobos como habitantes pueda haber en alguno de esos ruinosos y semides-habitados pueblos de la Espa?a profunda.
Como comparativa, podemos mencionar que en ?poca de cosecha de bellotas, algunos robledales del Norte de Le?n albergan unos 13 jabal?es por Km2. Y ciertas fincas de los Montes de Toledo y Sierra Morena superan los 30 ciervos por Km2, una cifra 3 veces superior a la que los expertos en gesti?n cineg?tica consideran adecuada, y que incluso pone en peligro la supervivencia de la cubierta vegetal que alimenta al ciervo. Es decir, los mejores enclaves loberos de Espa?a (densidad= 7 ej. / 100 Km2) tienen una densidad poblacional 185 veces inferior a la de los citados jabal?es leoneses, y 425 veces inferior a la de los citados ciervos de la Submeseta Sur. Toda una plaga de lobos.
Al albur de lo anteriormente mencionado, debemos decir que existe un hecho sorprendente en principio, relativo al mapa espa?ol de distribuci?n del c?nido. Pr?cticamente todos los ejemplares est?n en la mitad Norte, casi faltando de esos magn?ficos espacios naturales de la mitad Sur, en los cuales prosperan ungulados silvestres, y cuya val?a certifican especies tan incomparables como el ?guila imperial ib?rica, el buitre negro o el lince ib?rico. Aqu? el problema no son los ganaderos convencionales, sino los propietarios de grandes latifundios de caza mayor. Es de juzgado de guardia que ah? se siga persiguiendo al lobo (y rapaces, etc) incluso con m?todos ilegales. Hablamos de densidades extraordinariamente altas de ciervos, de las cuales un m?sero pu?ado de lobos apenas extrae el cero coma cero algo por ciento. Los se?oritos andaluces no pueden consentir tal robo de reses, no vaya a ser que el lobo los arruine y acaben pidiendo limosna en una esquina. Todo esto en un contexto en el que la caza mayor, como leg?timo ejercicio de extracci?n de un recurso natural renovable, generalmente no es m?s que una vanidosa y engolada ejecuci?n al aire libre de unos ciervos alienados, alimentados artificialmente y para colmo encerrados en cercados cineg?ticos donde no hay posibilidad de huida. Las nuevas autoridades medioambientales de nuestro pa?s deber?an poner en su punto de mira a esas grandes fincas cineg?ticas, que parecen en general un territorio al margen de las leyes conservacionistas, y donde nos estamos jugando la pervivencia de los 3 ases, ya citados, de nuestra gran fauna mediterr?nea.
Resulta sorprendente que los habitantes del medio rural, tan observadores y sabios para algunas cosas, achaquen la (re)aparici?n del lobo a sueltas hechas por los ecologistas con ejemplares que traen de un criadero secreto. Es literalmente inconcebible que no se les ocurra que la fauna salvaje se reproduce por s? sola, sin necesidad de intervenciones humanas, y que los lobos tienen unas magn?ficas patas para trotar hasta 50 kil?metros en una sola noche. Acaso sea una inconsciente manifestaci?n de victimismo frente a los se?oritos de ciudad; o que las brujas y apariciones de la Virgen han dado paso hoy en d?a a lobos que bajan en paraca?das desde el helic?ptero de los ecologistas de ciudad. Recordemos el t?tulo de una novela del recientemente fallecido Isaac Asimov : Contra la estupidez, los propios Dioses...?luchan en vano?.
YA NO TIENEN MIEDO, SE METEN EN LOS PUEBLOS (Y SON MAS GRANDES)
La entrada de lobos a los pueblos, sobre todo por la noche, no es nada nuevo, siempre lo hubo. Cabe citar los casos documentados de Le?n (Iruela), Lugo (Ancares y Caurel), La Rioja (Calahorra, 31-01-1.720; un lobo afectado de rabia entr? de d?a en el pueblo y mordi? a unas 40 personas y animales), Soria (Sotillo del Rinc?n, hacia 1.920; los vecinos tirotean con escopetas desde sus casas a los lobos, considerados una "invasi?n") y Zamora (Lubi?n y Muelas de los Caballeros; en esta ?ltima localidad, sendas camadas expoliadas en 1.979 y 1.980, recib?an la visita nocturna de sus padres, que durante varias noches se dedicaron a golpear la puerta del recinto donde sus cachorros estaban encerrados).
Pensemos en qu? contexto se produc?an estas entradas : mayor cantidad de lobos que ahora, escasa o nula iluminaci?n urbana, y amplio uso de caballer?as (= comida, atraen al lobo) al no haber coches ni tractores (= no comida, y hacen ruido; el lobo escapa).
Es precisamente ahora cuando tal cosa es anecd?tica, pues hay menos lobos, y en los pueblos hay iluminaci?n y ruidosos veh?culos.Los paisanos actuales lo entienden justo al rev?s : un ataque a las ovejas a 500 metros del casco urbano es presentado como el no va m?s de la osad?a lobuna, y seguramente alguien piense que lo pr?ximo ser? que la manada llegue a mediod?a al centro del pueblo buscando una presa humana. Cabe mencionar aqu?, con todo respeto y consideraci?n, que en Marzo de 2004 fue avistado un grupo de, al parecer, lobos en las inmediaciones de un centro escolar de Vimianzo (Coru?a), lo cual ha hecho saltar todas las alarmas. Recuerdese lo acontecido en este municipio unos 45 a?os antes a cargo de una loba parida.
A finales de 2003 apareci? en un diario de Galicia la noticia de una lobada en un pueblo de Coru?a. Una de las paisanas afectadas dijo que los lobos "de ahora"..? son mayores que los "de antes" ?. Solo le falt? decir que los lobos "de ahora" no tienen 4 colmillos, sino 10.
Id?ntico revuelo ha causado en las mismas fechas la muerte de una burra a cargo de 3 lobos en la localidad zamorana de Moveros de Aliste (municipio de Fonfr?a), en pleno d?a, a 50 metros de las casas y a 100 metros de la plaza del pueblo.
En muchos de estos casos puntuales se observa un detalle, acaso achacable al inconsciente del periodista que cubre la noticia : se dice que esos lobos est?n fuera de su h?bitat natural.
En primer lugar, se confunde h?bitat (robledal, encinar, marisma, etc) con espacio natural (Sierra de la Culebra, Sierra de Velilla, etc), lo cual es disculpable aunque ese tipo de inexactitudes tienden a torpedear la escasa cultura naturalista de un lector normal de prensa. Lo verdaderamente grave es esto : esos lobos est?n fuera de su h?bitat natural. Se asume, y as? se hace llegar al com?n de los lectores, que existe un gueto en el cual se permite al lobo vivir, y que fuera de tal o cual sierra es un alien, un extra?o que se ha escapado del gueto. Cabe decir, en ese caso concreto, que toda la provincia de Zamora entra en el ?rea de distribuci?n actual (y pasada) del lobo, por lo que no debe sorprender su aparici?n en tal o cual sitio.Y por supuesto nuestro protagonista no es un cad?ver conservado en el tarro del formol que se le ha asignado. Cabr?a sorprenderse de la aparici?n en un municipio zamorano de un le?n o un tigre, especies ajenas a la fauna espa?ola. Pero no si se trata de lobos, especie que se instala all? donde encuentra refugio y comida. Hablamos de una pieza del ecosistema, con proyecci?n f?sica real sobre el mismo, y no de un cromo que se ha salido de la caja donde los guardamos.

QUE LOS ECOLOGISTAS DE CIUDAD SE LOS LLEVEN CON ELLOS Y LOS METAN EN UN CERCADO
Esta especie, y cualquier otra, forma parte del patrimonio natural que es propiedad de 40 millones de espa?oles, y que por mandato constitucional debe ser cuidado por la Administraci?n. Los lobos ib?ricos pertenecen a todos, y deben ser cuidados por todos. No pertenecen a sus amigos los ecologistas, sean rurales o de ciudad. El lobo existe para controlar las poblaciones de herb?voros, su sitio es el monte. Un lobo encerrado tiene una proyecci?n nula sobre el h?bitat natural. La frase que encabeza este p?rrafo es la quintaesencia de la mala fe y de la suprema ignorancia.
En relaci?n a lo anterior, tambi?n suele o?rse que los ecologistas se preocupan m?s de los lobos que de las personas. Esa afirmaci?n cae estrepitosamente ante el m?s simple de los an?lisis . El dilema lobos o ganado es falso, ambos pueden coexistir, de hecho coexisten, mejor o peor. Son precisamente los ecologistas quienes vienen reclamando que se paguen indemnizaciones a los ganaderos afectados, con lo cual se resarce de las p?rdidas a las v?ctimas y se sientan las bases para un mayor respeto hacia la vida del lobo. Mi particular visi?n de las prioridades de cada uno es la siguiente : en este mundo hay un sinn?mero de calamidades, por eso han ido apareciendo las ONG?s. Hay quienes se vuelcan con la lucha contra las enfermedades (apoyando a la Cruz Roja, M?dicos sin Fronteras, etc), contra las dictaduras e injusticias (apoyando a Amnist?a Internacional, etc), etc, y quienes se vuelcan contra la extinci?n de especies animales y vegetales. Como uno no puede abarcar todo, debe elegir, y cada persona comprometida elige de acuerdo con sus preferencias. Cualquier opci?n elegida (lucha contra la enfermedad, la injusticia, el hambre, el deterioro del medio ambiente, etc) es tan respetable como todas las dem?s opciones. Me gustar?a saber cuantos de esos que critican a los ecologistas (que supuestamente se preocupan m?s de los lobos que de las personas) demuestran que ellos s? se preocupan de las personas siendo por ejemplo socios de Cruz Roja, M?dicos sin Fronteras, o alguna ONG similar.
CONSIDERACIONES GENERALES
B?sicamente la conservaci?n del lobo ib?rico es una cuesti?n de dinero.El importe estimado de los da?os anuales al ganado son unos 130 millones de Pesetas (800.000 euros).
Pero para que esas necesarias indemnizaciones lleguen a existir, tiene que haber una decisi?n en tal sentido por parte de la Administraci?n correspondiente. Si a nivel de las Administraciones Aut?nomas la cosa est? mal, no hablemos del Ministerio de Medio Ambiente : en 2003 este Ministerio de paseos mar?timos y paseos fluviales pretendi? autorizar la caza de los escasos lobos presentes al Sur del R?o Duero, lo cual fue rechazado desde Bruselas. Es sencillamente inconcebible que la econom?a n? 11 del Planeta no pueda gastar al a?o 1 mill?n de euros, o incluso menos, en conservar tan magn?fico animal. No es "no puede", sino "no quiere".
Esos 800.000 euros en da?os producidos anualmente por todos los lobos espa?oles, ? son poco o mucho dinero ?. El presupuesto municipal de Santiago de Compostela (una capital mediana) para 2004 asciende a 94 millones de euros : da para pagar indemnizaciones (al actual ritmo de da?os) durante m?s de 100 a?os. El municipio tur?stico de O Grove (Pontevedra), con apenas 12.000 habitantes, pretende gastar m?s de 1 mill?n de euros en revalorizar con vistas al turismo la zona de Meloxo y Punta Moreiras : 2 piscinas, un museo de la miticultura (cultivo del mejill?n) y un telef?rico sobre la bah?a hasta los pies del acuario sito en Punta Moreiras.
Que cada cual extraiga sus propias conclusiones. Hay dinero.El hecho de que no se abonen los da?os habidos por lobo es un no querer, no un no poder. Ese no querer sin duda tiene nombres y apellidos.
La magnitud del disparate es may?scula: en Picos de Europa (Parque Nacional, dicen) una triste familia de lobos all? presente es perseguida por todos los medios, mientras miles de reses dom?sticas campean all? a sus anchas. Aqu? el lobo es tema recurrente en pol?tica local, especialmente cuando se avecinan las elecciones municipales. Al fin y al cabo los lugare?os votan, y el lobo no. La ?ltima tendencia es una bio-pir?mide en cuya c?spide est? por supuesto el buitre quebrantahuesos (pendiente de reintroducci?n en Picos), pero no el lobo, al que se le niega haber habitado pret?ritamente la zona, y en esa realidad de dise?o sobra, es un alien que nunca ha vivido aqu? y debe ser eliminado al tratarse de un intruso.
Pero estos gestores olvidan que en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa est? el chorco (callej?n trampa) para lobos del monte Corona, en el t?rmino municipal de Posada de Valde?n (Le?n). F?lix Murga (citado en (4), p?g. 210) cifra en unos 1.000 (mil) los lobos eliminados mediante esa trampa, que funcion? durante unos 400 a?os y cuyas ordenanzas de uso se renovaron por ?ltima vez en 1.963. Quien diga que nunca hubo lobos en los Picos de Europa, o es un supremo indocumentado, o (m?s posiblemente) miente como un bellaco.
Quiz?s esto tenga que ver con las formas habidas ?ltimamente en la cosa p?blica espa?ola : somos (son) infalibles, es la realidad la que se equivoca.
Parece que no se trata de que un Parque Nacional garantice los procesos biol?gicos fundamentales, de los cuales la predaci?n es uno de los m?s se?eros. Si acaso, atraer turistas.
En esta direcci?n apunta la reciente gesti?n de un urogallo macho agresivo con los turistas en el asturiano Parque Natural de Somiedo. En vez de cerrar al paso de turistas (al menos en ?poca de cr?a) la querencia del gallo, que se limitaba a defender a picotazos la intimidad de su lugar de galanteo, se opt? por secuestrarlo y liberarlo a varios kil?metros. En menos de una semana, apareci? muerto. El asunto est? ahora en los juzgados.
No mucho mejor es la situaci?n en la leonesa zona de Ria?o : los guardas, en vez de perseguir a los furtivos, tienen ?rdenes de perseguir al lobo. En 2003 mataron entre 6 y 12 ejemplares, con el consiguiente alborozo de jabal?es y ciervos, que cada vez saquean m?s cultivos y m?s sembrados con mayor comodidad en el fondo del citado valle. "Magn?fica" labor la de la Consejer?a de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y Le?n en Ria?o : persecuci?n del lobo, instalaci?n de vallas cineg?ticas, apertura de pistas forestales con las que dar el puntillazo definitivo al oso y al urogallo, talas a golpe de motosierra en pleno mes de Mayo en los refugios del urogallo, etc. Y por supuesto, no autorizar, o incluso obstaculizar, las plantaciones de frutales silvestres que para el oso pretende realizar AROCA-FAPAS (Asociaci?n de Reforestadores para el Oso Cant?brico-Fondo Asturiano de Protecci?n a Animales Salvajes) en Ria?o y el inmediato Parque Natural de Fuentes Carrionas (Norte de Palencia). Hablo con absoluto conocimiento de causa : soy uno de los promotores de AROCA.
El lobo es animal que a casi nadie deja indiferente. Siendo un conflicto polifrentista, el frente m?s notable es el abierto entre ganaderos y conservacionistas. Los primeros echan pestes contra los segundos, sin darse cuenta de que nadie, aparte de los propios ganaderos, reclama con tanta insistencia como los amigos del lobo el pago de indemnizaciones justas y r?pidas.Incluso entre los propios conservacionistas hay posturas enfrentadas : si no aceptas la caza del lobo eres un integrista, y si eres un bi?logo de carrera que acepta la caza del lobo eres un vendido a la Administraci?n.
El hecho biol?gico indiscutible es que el lobo ib?rico presenta una buena tasa reproductora, lo que lleva a que si se matan muchos es por que previamente han nacido muchos. Esa tasa, unido al hecho de ser una especie adaptable a diversos h?bitats, permite augurar un futuro viable para el lobo ib?rico si es que de una vez por todas la Administraci?n pertinente se decide a hacer lo que hay que hacer : pagar indemnizaciones a los ganaderos afectados, planificar una caza sensata y sostenible del lobo, y perseguir con mano de hierro a todos esos furtivos anti-lobo que lo mismo se sirven del incendio forestal, el lazo, el cepo o el veneno.
Una caza racional del lobo (? anatema ? seg?n algunos) aparte de proporcionar unos ingresos econ?micos nada despreciables susceptibles de ser empleados en conservaci?n de la especie (fondo para indemnizaciones, salarios para guardas, etc), servir?a como v?lvula de escape de la presi?n social que se genera en situaci?n de reiteradas lobadas.
Lo que muchos parecen olvidar es que vivimos en el mundo real, y no en Disneylandia. Tan inconcebible es una Espa?a que rezumase lobos por los 4 costados (ya nos gustar?a), y que fuesen intocables, como una Espa?a sin ellos, para verg?enza propia y ajena. El concepto "caza del lobo" a algunos levanta sarpullidos en la piel, tanto como el que a nosotros nos produce oir "exterminio del lobo".A veces no se trata de elegir entre lo bueno y lo malo sino entre lo malo y lo peor. Una caza regulada y sensata del lobo es perfectamente asumible, en el marco ineludible de un plan de ?mbito nacional para conservar esta maravillosa especie. No es lo mismo un lobo muerto por el veneno de un paisano metido a furtivo por que no le indemnizan, que un lobo muerto por un rico cazador que ha pagado por ejemplo 5.000 euros por su trofeo, dinero que se destinar?a a la conservaci?n de la especie.
Todo eso esboza la 2? piedra angular de su conservaci?n : el lobo puede, y debe, ser rentable para nuestros compatriotas del medio rural. Si se consiguiera poner en marcha tal cosa, habr?amos dado no ya un paso de gigante, sino EL PASO hacia su conservaci?n efectiva y definitiva. Si se me permite un ?ltimo alegato ego?sta, dir? que necesito seguir estremeci?ndome de arriba a abajo cada vez que visito el "cortello dos lobos" de Lubi?n (Sanabria), o cada vez que en la m?tica Sierra de la Culebra respiro el mismo aire que ellos. Ambos lugares est?n en Zamora, aut?ntica Tierra Santa de los devotos del lobo ib?rico.

Direcci?n de contacto :
Juan Carlos Cabrero Figueiro
C/ Raposeira n? 42
36980 O GROVE (Pontevedra)
(Nota : el autor no mantiene correspondencia en relaci?n a este trabajo).
AGRADECIMIENTOS : A mi novia Bel?n por acompa?arme pacientemente en mis correr?as lobunas por el Noroeste zamorano, correr?as que llegaron al Pirineo navarro (Foz de Lumbier) donde conseguimos ver el quebrantahuesos. A mis buenos amigos Javier Pastor Gallego (Palencia) y Javier Fern?ndez Garc?a (Le?n), por haber revisado el borrador de este trabajo y haber aportado al mismo valiosas sugerencias. Ellos, y un servidor, son los responsables de la campa?a "Frutales para el oso en Palencia y Ria?o".
BIBLIOGRAF?A
1. ECOLOG?A, CENSOS, PERCEPCI?N Y EVOLUCI?N DEL LOBO EN ESPA?A : AN?LISIS DE UN CONFLICTO. Blanco, Juan Carlos y Cort?s, Yolanda. Ed. SECEM (Sociedad Espa?ola para la Conservaci?n y Estudio de los Mam?feros). M?laga, 2002.
2. EL "CORTELLO DOS LOBOS" DE LUBIAN (ZAMORA). Cabrero Figueiro, Juan Carlos. Revista ARGUTORIO, n? 11, p?gs. 39-41. Ed. Asociaci?n Cultural "Monte Irago". Astorga (Le?n), 2003.
3. HISTORIA DE LA FAUNA DE SORIA TOMO I Garc?a y Asensio, Jos? Miguel. Ed. ASDEN (Asociaci?n Soriana de Defensa de la Naturaleza). Soria, 1.995.
4. EL LOBO IBERICO. BIOLOG?A Y MITOLOG?A Grande del Br?o, Ram?n. Ed. Blume. Madrid, 1984.
5. TERRITORIO Y SOCIEDAD DEL LOBO IBERICO Grande del Br?o, Ram?n. Ed. Amar?. Salamanca, 1991.
6. EL LOBO IBERICO. BIOLOG?A, ECOLOG?A Y COMPORTAMIENTO. Grande del Br?o, Ram?n. Ed. Amar?. Salamanca, 2000.
7. LOS LOBOS DE MORLA Valverde, Jos? Antonio y Teruelo, Salvador. Ed. Al-Andalus. Sevilla, 2001.
8. REVISTAS QUERCUS Y BIOLOGICA. Varios autores, n?meros y a?os.
fotos.miarroba.com

Publicado por blur0078 @ 17:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios