Viernes, 01 de diciembre de 2006
640x452px - 45.4 Kbytes

Durante los d?as 11 y 12 de marzo del pasado a?o, Comisiones Obreras convoc? estas jornadas en Madrid, con objeto de presentar la realidad que se est? dando con la expansi?n de las poblaciones de lobo al sur del Duero y su llegada a la Sierra de Guadarrama, plantear la problem?tica social que podr?a suscitarse y abordar una gesti?n que haga compatible la presencia del c?nido con la continuidad sin sobresaltos de la actividad ganadera en el ?rea. Todos estos extremos enmarcados en la futura denominaci?n del espacio como Parque Nacional, con el reto que supone aprovechar los aspectos positivos y rec?procos entre esta figura de protecci?n y la potencial situaci?n de la especie.



Al evento asistieron representantes del sector ganadero, grupos conservacionistas, cient?ficos y expertos en la especie, agentes forestales, representantes de las consejer?as del medio natural implicadas, del sector cineg?tico y de los medios de comunicaci?n. Las comunicaciones abordaron temas relacionados con la gesti?n aplicada en otras zonas de Espa?a con presencia de la especie y el conflicto que se produce frente a las poblaciones rurales. Dada la intensidad de la explotaci?n ganadera en la Sierra de Guadarrama, todos coincidieron en que la reaparici?n del lobo supondr?a un problema que habr?a que abordar de modo preventivo dotando a los ganaderos de medios de custodia adecuados (apriscos, mastines, pastores el?ctricos, formaci?n, etc.), reclam?ndose por parte del sindicato convocante una respuesta adecuada de la Administraci?n a la vista de que la cuesti?n econ?mica era algo primordial en esta estrategia. A la hora de hablar de la disminuci?n de los da?os por la presencia de presas silvestres, se hizo hincapi? por la parte cient?fica en que el lobo no preda preferentemente sobre ellas. Tambi?n se hizo un an?lisis de las potenciales fuentes de obtenci?n de recursos que los programas comunitarios (PRODER, INTERREG, LIFE, FEDER) pueden suponer en este sentido.



El sector conservacionista insisti? en la necesidad de elaborar y aplicar planes de manejo orientados a la conservaci?n de la especie en el largo plazo y en la inclusi?n de representantes ecologistas en los grupos de trabajo, cuesti?n que suscit? un peque?o debate en la sala ante el hecho de que hasta la fecha esta circunstancia no se ha venido dando en las reuniones del Grupo de Trabajo sobre el Lobo Ib?rico. Ante el planteamiento de reducir la protecci?n de la especie al sur del Duero, los representantes conservacionistas negaron la posibilidad sin la existencia de los mencionados planes de manejo. Asimismo se manifestaron diversas cr?ticas ante el hecho de que el proyectado Parque Nacional no considera zonas tan importantes como Sonsaz, Ayll?n, Gredos, Valsa?n y Navafr?a, estas ?ltimas zonas excluidas por Castilla y Le?n, con lo que se potencia el efecto isla del espacio protegido. Tambi?n se mencion? como m?s prioritarias para la presencia/conservaci?n del lobo las zonas de Guadalajara y Cuenca que Guadarrama.



Como principal escollo para la recuperaci?n de la especie en esta zona, todos coincidieron en el problema que supone el intenso uso recreativo que una gran poblaci?n urbana como Madrid y localidades lim?trofes realiza de la Sierra de Guadarrama, panorama bastante alejado de las condiciones que el lobo encuentra en buena parte de su ?rea de distribuci?n al norte de la pen?nsula. Con gran sorpresa de todos los asistentes, el representante de los ganaderos de la sierra manifest? su deseo de la reaparici?n de lobo dado el tremendo problema que los perros asilvestrados est?n suponiendo para la mayor?a de ellos. Habl? sobre el elevado volumen de da?os que soportan por estos c?nidos, la imposibilidad de actuar sobre ellos por la ilegalidad en que incurrir?an, la negativa administrativa a la indemnizaci?n y, literalmente, la espera del lobo con los brazos abiertos para que limite la excesiva presencia de perros asilvestrados y les permita resarcirse de los perjuicios econ?micos gracias a la protecci?n que la especie llevar?a aparejada dentro del Parque Nacional. El representante de los ganaderos castellano-leoneses manifest? una actitud ante la especie muy diferente a la de su compa?ero y al ser preguntado por un asistente respecto a las cifras de lobos indicadas por los ganaderos en Castilla y Le?n, volumen de da?os y crispaci?n social que reflejaban los medios de comunicaci?n durante los ?ltimos meses, repuso que para vender la vaca hab?a que engordarla. Las voces cient?ficas insistieron en la necesidad de poner freno a la presi?n ganadera en este conflicto y buscar el equilibrio en las noticias publicadas en los medios. Durante la intervenci?n del representante del sector cineg?tico, el ambiente fue algo tenso debido al rechazo suscitado por los planteamientos de los cazadores en buena parte de los asistentes. En definitiva, pr?cticamente todos estuvieron de acuerdo en la buena noticia que supon?a la posible reaparici?n del lobo en el Sistema Central y su mejor disposici?n ante esta posibilidad, pero tambi?n en el hecho de que pese a la cercan?a de poblaciones reproductoras, a?n no se hab?a podido constatar la presencia de ning?n ejemplar en la Sierra de Guadarrama.
Volver al ?ndice



JORNADAS SOBRE LOBO IBERICO. BIOLOG?A, ECOPATOLOGIA Y GESTION
Se pretend?a, como el propio evento indica, profundizar y poner al d?a los conocimientos sobre la biolog?a, la ecopatolog?a y la gesti?n del lobo ib?rico y para ello se reunieron en la localidad de San Leonardo de Yag?e, coraz?n de la Tierra de Pinares soriana, diversos especialistas en la especie entre los d?as 4 y 6 del pasado mes de abril. Los dos primeros temas fueron abordados particularmente por el naturalista y reconocido experto Luis Mariano Barrientos y por Tom?s Yanes, presidente de WAVES. Dentro del apartado de la mortalidad ilegal que sufre la especie, Barrientos indic? la aparente inoperancia de los agentes de la Junta de Castilla y Le?n en la represi?n de la mortalidad ilegal del lobo frente a la frecuencia de las actuaciones en este campo de los efectivos del SEPRONA de la Guardia Civil; este comentario suscit? un amplio y, en alg?n momento tenso, debate entre los asistentes del que no se sacaron conclusiones aparentes, salvo manifestaciones relativas a las dificultades que supon?an la carencia de medios y la dispersi?n y abundancia de competencias. Yanes aludi? a la continuidad en el empleo del veneno, habi?ndose detectado lobos envenenados con estricnina a mediados de los noventa y con casos actuales en perros asilvestrados y dom?sticos, as? como el empleo de ars?nico y productos fitosanitarios como carbamatos, organofosforados y organoclorados. Respecto al estado sanitario al menos de la poblaci?n zamorana, objeto principal de estudio en este campo, no se ha venido detectando una alta incidencia de enfermedades parasitarias, sin casos conocidos sobre las de tipo bacteriano o v?rico; hizo especial hincapi? en la necesidad para los investigadores de protegerse a la hora de tomar muestras de lobos y en la importancia de extremar sus medidas de conservaci?n y manejo. Posteriormente, un integrante del SEPRONA realiz? una exposici?n de los medios t?cnicos con que est?n dotadas sus unidades para afrontar en particular las situaciones de furtivismo.



Jose Ram?n Jim?nez, de la Secci?n de Vida Silvestre de Zamora fue el encargado de encuadrar al lobo en su contexto cineg?tico, aludiendo a su evoluci?n a lo largo de la historia y tratando cuestiones relativas a la biometr?a y homologaci?n de trofeos de la especie. Los temas exclusivamente de gesti?n fueron abordados por Jose Manuel Meneses Canalejo y Jes?s Palacios Alberti, Directores Conservadores respectivos de los Parques Naturales del Ca??n del R?o Lobos y del Lago de Sanabria y Jefes de Secci?n de Espacios Naturales. Se encargaron de revisar la legislaci?n que regula las ayudas y compensaciones a los ganaderos ante los perjuicios que la especie pudiera ocasionarles, poniendo una vez m?s de manifiesto la disparidad de tratamientos que se da al problema en cada territorio auton?mico. Se destac? la importancia que para la conservaci?n del lobo podr?a tener la aplicaci?n de los llamados ?Programas Medioambientales? recogidos en el Real Decreto 708/2002, a?n considerando que es necesario complementar las medidas que recoge. Tambi?n se coment? el futuro Plan de Gesti?n de la especie en Castilla y Le?n, insistiendo en la consideraci?n de poblaci?n ?nica de lobos al sur y norte del Duero y la aplicaci?n de medidas de control sobre dicha poblaci?n por parte de equipos especializados creados por la Administraci?n.



Especial inter?s suscit? la comunicaci?n relativa al programa de Asistencia a los ganaderos afectados por ataques de lobo al sur del Duero en Castilla y Le?n, presentada por Sof?a Losada Palenzuela y Juan Manuel Rodr?guez Huidobro, t?cnicos responsables del mismo. Volviendo a insistir en la consideraci?n de la especie como poblaci?n ?nica a ambos lados del r?o y en la necesidad de modificar la Directiva de H?bitats para abordar un Plan de Gesti?n ?nico, indicaron la fecha de elaboraci?n del mismo como l?mite para la prestaci?n de este servicio, si bien podr?a establecerse una pr?rroga de un a?o. La finalidad es ayudar al ganadero en la cumplimentaci?n de los documentos necesarios para el cobro de seguros y franquicias, as? como realizar labores t?cnicas de prevenci?n de posibles fraudes en ataques de baja intensidad, incluyendo la necropsia o toma de muestras si se estima necesario. Tambi?n se redacta un informe pericial sobre el siniestro, incluyendo toda la informaci?n en una base de datos que es susceptible de utilizarse en estimas poblacionales y posibles autorizaciones de control de la especie. Para terminar, la audiencia pudo disfrutar del relato de esas situaciones peculiares y a menudo jocosas con las que se encontraban a la hora de ir a comprobar los da?os.

Volver al ?ndice



I JORNADAS TRANSFRONTERIZAS ?Sierra de la Culebra-P.N. Montesinho?
EL LOBO IBERICO
La localidad zamorana de Riofr?o de Aliste, enclavada en el entorno de la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra, acogi? los pasados d?as 20 y 21 de septiembre el primer encuentro entre dos espacios separados por fronteras nacionales pero en los que el lobo no encuentra l?mites. En este evento se trataron temas relativos a su biolog?a, status provincial y gesti?n a ambos lados de la frontera, al tiempo que se compartieron experiencias, inquietudes y propuestas entre dos maneras diferentes de plantear la conservaci?n y gesti?n de la misma especie sobre el mismo territorio, aunque pueda resultar parad?jico.

Las I Jornadas Transfronterizas sobre el Lobo Ib?rico celebradas en Riofr?o de Aliste los d?as 20 y 21 de septiembre de 2003, fueron organizadas por el Ayuntamiento de Riofr?o y el proyecto Servirural de dicho pueblo y patrocinadas por el FEDER de la Uni?n Europea, la Junta de Castilla y Le?n y el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas. Se celebraron con gran ?xito de p?blico y una organizaci?n esmerada. A su vez se expuso al p?blico la exposici?n de ASCEL sobre el lobo ib?rico en una casa t?pica restaurada del pueblo. Se desarrollaron varias ponencias sobre aspectos relacionados con el lobo como la comunicaci?n (V. Palacios, bi?logo), la situaci?n en Zamora (J. Taleg?n, bi?logo), biolog?a y ecolog?a (J.A. de la Torre, bi?logo), la situaci?n en la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra (Jose Luis Vicente, ingeniero t?cnico forestal) y una muy interesante sobre la gesti?n del lobo en Portugal y su inter?s para un turismo sostenible (F. Alvares, bi?logo). La importancia del lobo especialmente en una comarca como Aliste, y sus posibilidades de convertirlo en un est?mulo para la mejora del turismo rural y el desarrollo de determinadas comarcas se puso repetidamente de manifiesto as? como el inter?s en conservarlo y en el cambio paulatino de la visi?n que sobre esta especie tiene la poblaci?n rural. Se realiz? tambi?n una visita a un corral tradicional de defensa frente al lobo en el Parque Cultural de Riofr?o.

Volver al ?ndice



CONGRESO MUNDIAL SOBRE LOBO
(World Wolf Congress 2003)
El Congreso Mundial sobre lobo, organizado por The Central Rockies Wolf Project, se celebr? en las Monta?as Rocosas (Banff, Alberta, Canad?) entre los d?as 25 y 28 de septiembre de 2003. Dicho evento reuni? a 490 personas de 22 pa?ses distintos, de los 46 que ocupa la especie actualmente, para dar a conocer los resultados m?s recientes de las investigaciones realizadas sobre ecolog?a, comportamiento y manejo. Adem?s, se discutieron aspectos relativos a la conservaci?n de la especie. Tambi?n se expusieron puntos de vista muy distintos sobre la coexistencia de la especie humana con el lobo y se identificaron cuales son las necesidades prioritarias de cara a las investigaciones futuras.



Al evento asistieron personas que tienen valores distintos respecto a la conservaci?n del lobo como cient?ficos, cazadores, tramperos, rancheros, conservacionistas, educadores y representantes del gobierno. La representaci?n de grupos tan variados y con intereses tan dispares ha enriquecido enormemente la discusi?n sobre la conservaci?n de la especie.



100 investigadores de todo el mundo presentaron los resultados de sus estudios. Entre los ponentes estuvieron presentes investigadores de pa?ses como Espa?a, Portugal, Italia, Francia, Alemania, Suecia, Polonia, Rusia, India, Turqu?a, M?xico, USA, Alaska y Canad?, entre otros. Al congreso acudieron expertos en lobo de gran prestigio internacional como L. Carbyn, D. Mech, P. Paquet o L. Boitani. 6 investigadores espa?oles se desplazaron hasta Canad? para presentar los resultados de sus trabajos (F. Palacios, J.C. Blanco, L. Lagos, M. Soria, V. Palacios e I. Barja). En total 11 comunicaciones versaron sobre distintos aspectos del lobo ib?rico: biometr?a, comportamiento tr?fico, depredaci?n, da?os a la caba?a ganadera, comunicaci?n olorosa y auditiva, situaci?n de las poblaciones al sur de Espa?a, impacto de barreras sobre las poblaciones, posibilidades de supervivencia de la especie y conservaci?n.



El congreso se inici? el d?a 25 con una mesa redonda sobre depredaci?n de ganado por el lobo (International Livestock Depredation Summit). Es el primer congreso sobre lobo en el que se realiza un evento sobre depredaci?n. En la mesa redonda participaron 80 investigadores representantes de 15 pa?ses distintos y se expuso informaci?n sobre la depredaci?n de ganado por el lobo y las pr?cticas de manejo en cada uno de los pa?ses. El comit? organizador del congreso invit? al Dr. Fernando Palacios como ?nico ponente por Espa?a en este evento, el cual era cerrado y ?nicamente pod?an asistir personas con invitaci?n. Se expusieron resultados muy interesantes, tales como que pa?ses como la India son relativamente tolerantes a las perdidas de ganado por los ataques de lobo; mientras que otros pa?ses como Canad? y USA son relativamente intolerantes.



Las personas que no pudieron asistir al congreso y est?n interesadas en adquirir el libro de res?menes pueden enviar un cheque de $ 20 canadienses o pagar con Visa o Mastercard. Fax: 4036789729.

Volver al ?ndice



SEMINARIO INTERNACIONAL SOBRE LA GESTION Y CONSERVACI?N DEL LOBO
La Consejer?a de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y Le?n convoc? en Segovia entre los pasados d?as 5 y 9 de noviembre a expertos en el lobo procedentes de la mayor parte de los pa?ses de Europa con presencia de la especie, con objeto de que ofrecieran sus experiencias a fin de orientar estrategias nacionales y regionales de gesti?n del lobo de cara a los pr?ximos a?os. Como objetivo primordial, se marcaba el de reducir la conflictividad social ocasionada por los ataques del c?nido sobre el ganado. Seg?n se indic?, los grupos conservacionistas a nivel de la Comunidad Aut?noma declinaron su asistencia ante la exigencia de la Junta de que s?lo asistiera un representante, pero la realidad es que los retrasos, carencias de informaci?n en cuanto a la forma de inscribirse o presentar las comunicaciones y por ?ltimo la citaci?n por fax un s?bado para asistir a una reuni?n el lunes en la que se decidir?a qui?n representar?a al sector conservacionista, movieron a sus representantes regionales a rechazar la asistencia a un evento en el que la selectividad de la asistencia era tan sospechosa y que desde un principio se hab?a visto rodeado de oscurantismo.

El Jefe de Naturaleza de la Uni?n Europea indic? la necesidad de encontrar un equilibrio entre la conservaci?n de la especie y el impacto que pueda ocasionar en otros intereses, como es el caso de los ganaderos; incluso cit? el riesgo en casos extremos para los seres humanos, aunque matizando que estos hechos son algo muy raro. Consider? necesarias unas leyes que permitan controlar esta problem?tica y evitar el conflicto, viendo razonable que algunos pa?ses o regiones soliciten a la Comisi?n unas directrices generales que les permitan conocer qu? acciones compatibles con la legislaci?n europea pueden poner en marcha para abordar el problema. Para ello se est? planteando la elaboraci?n de un documento b?sico que se?ale unos principios generales para cada pa?s o regi?n de la Uni?n Europea orientados al control de la poblaci?n de lobo sin perjuicio de la legislaci?n. Los cient?ficos de la Europa del Este recientemente adheridos plantearon el problema con que se encontrar?n ahora dado que en muchos de los pa?ses el lobo es una especie cineg?tica, lo que exigir? un esfuerzo de adaptaci?n a las directivas comunitarias a causa de los diferentes puntos de vista respecto a la conservaci?n biol?gica en cada uno de ellos, aunque sin duda se encontrar? una soluci?n.



Por parte conservacionista, la representaci?n extranjera se?al? la necesidad de buscar un equilibrio entre la conservaci?n y el conflicto, mostrando el convencimiento de que en los pr?ximos a?os asistiremos a una transici?n desde la conservaci?n hacia una cierta forma de caza y control, pero siempre sobre una poblaci?n cuyo tama?o permita aplicarlo sin riesgo. En un sentido similar se manifestaron desde el lado espa?ol, aconsejando que previamente a la implantaci?n de un plan de manejo se logre un conocimiento b?sico de la realidad de la poblaci?n ante la posibilidad de que exista una carencia de datos pese a que la tendencia parezca ser de incremento. Se destac? el avance en el pago de da?os y medidas de compensaci?n, aunque considerando este aspecto s?lo como un elemento m?s a tener en cuenta en la gesti?n del lobo.



El Plan de Gesti?n del lobo en Asturias fue tema importante dentro del Seminario como ejemplo pionero de la implicaci?n efectiva de los organismos oficiales en la conservaci?n de la especie. La asunci?n del pago de da?os por la Administraci?n del Principado supuso el a?o 2002 unos costes para las arcas p?blicas de 580.000 euros, d?ndose una demora en el pago de unos dos meses desde la denuncia de los hechos. La elevada cuant?a de los da?os al ganado se considera que ha sido un elemento fundamental para que los cazadores rechazaran la catalogaci?n del lobo como especie cineg?tica. Se hizo hincapi? en la necesidad de poner en valor el lobo como un activo natural que de un modo u otro repercuta positivamente en las econom?as rurales. En el mismo sentido se manifest? el sector ganadero, que abog? por la indemnizaci?n de los da?os y el estudio de la posibilidad de que este tipo de medidas se puedan articular dentro de la nueva Pol?tica Agraria Comunitaria. Por la representaci?n cient?fica nacional se insisti? en que la medida m?s dr?stica, que es el control poblacional, debe aplicarse con prudencia, indicando que una extracci?n m?xima de ejemplares del 35% no tiene por qu? ocasionar disminuciones importantes en la poblaci?n. Tambi?n se destac? la importancia del futuro plan de gesti?n para Castilla y Le?n, aunque apuntando que no va a resolver todos los problemas y siempre habr? que asumir cierto grado de conflicto.



Este plan fue descrito en su presentaci?n, como un proceso con varias fases que en un primer momento tratar? de verificar aquellas zonas que ofrezcan una potencialidad natural para la presencia de la especie por la existencia de presas silvestres. Posteriormente se identificar?n las zonas en que las caracter?sticas de la explotaci?n ganadera la hagan compatible con la presencia del lobo. Superponiendo estos criterios y aplicando una zonificaci?n, se intentar?n definir las ?reas en que se puedan minimizar los conflictos con la ganader?a, permitiendo densidades altas de la especie d?nde el h?bitat las permita y limitando la poblaci?n d?nde el problema no se considere sostenible, pudiendo llegar incluso a la erradicaci?n en casos l?mite.

Volver al ?ndice


--------------------------------------------------------------------------------

Opini?n
EQUIVOCO REFLEJO DEL CONFLICTO EN PRENSA
Si bien la situaci?n parece haberse relajado un poco durante este ?ltimo a?o con una mayor objetividad del lado de los redactores y un alejamiento del sensacionalismo por ganaderos y cazadores, que han empleado los medios para encauzar sus, no vamos a dudarlo, leg?timas reclamaciones, la forma en que se ha venido presentando la problem?tica del lobo y sus peculiares relaciones con la ganader?a no ha sido el mejor camino para crear un marco de objetividad y sensatez al respecto. No hay que olvidar que los medios llegan a una mayor?a de p?blico desconocedor de la realidad de la especie y ante este hecho, la imagen que se forma es ?nica y carente de otras opiniones, cuya divergencia por desgracia las sit?a a menudo lejos del acceso a los altavoces informativos.



El problema pasa no s?lo por la calidad y veracidad de las informaciones vertidas, sino tambi?n por el escaso dominio de la realidad biol?gica, social, cultural, num?rica e incluso terminol?gica de la especie por parte de algunos de los profesionales que publican estas noticias, cuando es de suponer que se trata de especialistas en tem?ticas medioambientales y con una amplia agenda que incluye contactos con expertos en la especie a uno u otro nivel y en una u otra disciplina. En principio no cabr?a esperar sorpresas en cuanto a la redacci?n, datos y terminolog?a empleadas, pero es habitual toparse con densidades desaforadas debidas al empleo de unidades de superficie incorrectas, planteamientos infantiles y rid?culos respecto al lobo, cifras desorbitantes de ejemplares, actitudes que reflejan aut?ntico odio, precisiones de t?cnicos o investigadores que se sacan fuera de contexto aunque sea por error, etc. A?n as?, es de destacar que el lobo es una especie presente casi a diario en cabeceras de muchas provincias de su ?rea de distribuci?n y estos casos no pueden tacharse de excesivamente habituales, lo que dice bastante a favor de los profesionales que con frecuencia pueden caer v?ctimas de interesados en presentar de una u otra manera la informaci?n y desfigurar el conflicto a su antojo.



Es muy posible que el tratamiento dado por la prensa al conflicto a lo largo de todo el a?o 2002 haya contribuido a crear el escenario proclive a la gesti?n del lobo mediante su control estricto en determinadas ?reas al que ahora nos enfrentamos. Y quiz? tambi?n el sector conservacionista tenga que analizar si ha jugado alg?n papel poco edificante en este contexto en alg?n momento y entre todos poner un punto de mesura en una oferta de informaci?n a los medios que, al fin y al cabo, configura la imagen y la opini?n que la sociedad recibe del c?nido. A continuaci?n ofrecemos algunos ejemplos de c?mo no debe ser un periodismo medioambiental cuando se trata de reflejar un conflicto.
Volver al ?ndice




--------------------------------------------------------------------------------

Art?culos
SITUACION DEL LOBO EN LA PENINSULA IBERICA


Desde la revisi?n general de la situaci?n del lobo en Espa?a realizada por el antiguo ICONA (Blanco et al. 1990), hoy Direcci?n General de Conservaci?n de la Naturaleza, se han abordado diferentes estudios poblacionales en determinadas ?reas peninsulares, en su mayor?a por iniciativa de las administraciones auton?micas (Barrientos y Rico 1993, GEA 1993, Barrientos et al. 1995, Alonso et al. 1998, Palacios et al. 1998, Alonso et al. 2001, Llaneza y Ordiz 1999, Mu?oz-Cobo et al. 1999, S?enz de Buruaga et al. 2000, Alonso et al. 2001, Llaneza y Blanco 2001, Llaneza et al. 2001, Llaneza et al. 2002.a, Llaneza et al. 2002.b, Blanco et al. 2001, 2002, 2002a, 2002b, 2002c, Grilo et al 2003). Estos informes abarcan la mayor?a del ?rea de distribuci?n conocida, por lo que junto con la informaci?n facilitada por investigadores y naturalistas con experiencia en la especie podemos describir con bastante fidelidad la situaci?n de las poblaciones de lobo ib?rico en nuestro pa?s y el vecino Portugal.



CASTILLA Y LEON . Es la comunidad con m?s informaci?n disponible por la mayor distribuci?n de la especie y la evaluaci?n que durante los a?os 2000 y 2001 se llev? a cabo sobre las poblaciones del c?nido (Llaneza y Blanco 2001). A la hora de establecer comparaciones con el censo de 1988, debe tenerse en cuenta que la metodolog?a aplicada ha sido distinta en cada ocasi?n, siendo m?s estrictos los criterios empleados a la hora de determinar la existencia de una manada y su status reproductor y difiriendo tambi?n el n?mero de ejemplares asignado a cada una. Por otra parte, se ha contado con la inestimable ayuda de la informaci?n obtenida mediante radioseguimiento. Se considera que el n?mero de manadas existentes ser?a superior a las detectadas, hasta 180 seg?n el informe, por no haberse podido localizar todas debido a las limitaciones de medios, tiempo y, por supuesto, la dificultad de detecci?n del predador; la diferencia entre el total indicado m?s adelante y el desglose provincial expuesto en el cuadro se debe a que algunas extienden sus territorios por m?s de una provincia.



Manadas Reproducci?n *
Seguras Probables Segura Probable
LEON 37 11 24 15
ZAMORA 30 9 24 4
SALAMANCA 1 1 1 0
PALENCIA 22 6 17 7
VALLADOLID 8 4 10 1
AVILA 1 1 1 0
SEGOVIA 3 2 3 1
BURGOS 17 7 12 4
SORIA 2 3 1 3

* Las posibles disparidades que pudieran observarse con las cifras de la columna anterior se deben a la falta de informaci?n concluyente sobre reproducci?n en algunas manadas y a la extensi?n del estudio durante dos a?os.





El lobo ocupa en la actualidad unos 75.200 km2 de la comunidad aut?noma, un 35% de superficie m?s respecto a 1.988 y de 800-1.100 ejemplares en ese a?o se ha pasado a un rango de 1.000-1.500. El n?mero de manadas detectadas ser?a de 149, 107 seguras y 42

probables, frente a 159 en el anterior estudio, estim?ndose que la situaci?n ha permanecido estable al oeste y norte de la comunidad con un incremento en la expansi?n al sur del r?o Duero, d?nde se habr?an establecido 15 manadas nuevas y habiendo aumentado la densidad en la llanura cerealista. La expansi?n de la especie hacia el este parece continuar severamente limitada, al menos en lo que al Pa?s Vasco se refiere como se expondr? m?s adelante. No existen noticias ciertas en la zona de Fuenteguinaldo (Salamanca) aunque se mencionan avistamientos y da?os en 2001 y el atropello de un ejemplar en El Bod?n el a?o anterior. Se mantienen las ?reas de m?xima densidad en el noroeste de Zamora y franja subcant?brica de las provincias de Le?n y Palencia; el ?rea correspondiente de Burgos no aparece incluida en el informe como de m?xima densidad, mientras que s? lo hac?a en el anterior.



Los problemas que afectan a la especie han sufrido escasas variaciones con respecto a la situaci?n de hace 14 a?os. Los da?os sobre el ganado siguen siendo la principal causa de conflicto y el factor fundamental que limita la ocupaci?n por la especie de ?reas aptas para su presencia. Ser?a el caso del norte de Salamanca, d?nde la explotaci?n de ganado bravo extensivo con un elevado valor econ?mico y unas peculiaridades de manejo que lo hacen muy vulnerable, parece estar suponiendo una fuerte presi?n sobre la especie y una barrera que impide su expansi?n hacia enclaves con h?bitats favorables situados m?s al sur y de los que ha desaparecido en las ?ltimas d?cadas. La problem?tica est? presente en buena parte del territorio auton?mico, si bien en algunos casos alcanza especial virulencia como ha venido ocurriendo en Sayago (Zamora), Las Oma?as (Le?n), el noroeste de Soria, la Maragater?a (Le?n), las Arribes del Duero (Salamanca) o el Cerrato palentino, vi?ndose agravada por la progresiva escasez de muladares accesibles, que en provincias como Le?n pr?cticamente han desaparecido y la falta de atenci?n con que se pastorea el ganado en muchas zonas loberas. La reciente presencia y expansi?n hasta Segovia y ?vila tambi?n podr?a convertirse en un conflicto futuro por la intensa actividad ganadera que se da en ambas provincias, habi?ndose producido numerosos ataques ?ltimamente, especialmente en torno a la Sierra de ?vila.



Con excepci?n de Zamora, los datos son poco exactos pero el coste de los da?os se estima en unos 600.000 euros, sin cifras concretas de reses afectadas. La Consejer?a asigna a esta provincia 153 ataques en el per?odo enero-noviembre de 2003, con unas p?rdidas de 511 cabezas de ganado. Los ataques de perros suponen un problema a?adido en buena parte de Zamora (Sayago, Tierra del Vino, La Guare?a), Soria (Sierras de Urbi?n y Cebollera) y Salamanca (Vitigudino, El Manzano), en particular estas ?ltimas provincias por la confusi?n que generan a la hora de investigar los ataques en ?reas con tan escasa presencia de la especie, pero se vienen dando casos en todo el territorio auton?mico. En cualquier caso, parece evidente la implicaci?n de perros en la autor?a de buena parte de los ataques sobre el ganado como han puesto de manifiesto investigaciones tanto dentro como fuera de nuestro pa?s (Llaneza et al 1997, Boitani 1983, Boitani y Fabbri 1983); la propia Consejer?a de Medio Ambiente estima que s?lo la tercera parte de los da?os al sur del Duero son atribuibles a los lobos, considerando que en el territorio de Zamora al sur del r?o los responsables habr?an sido los perros en el 50% de los casos durante el a?o 2002. Resulta peculiar la situaci?n de la Sierra de Guadarrama, enclave d?nde los ganaderos prefieren la presencia del lobo ante la intensidad de los da?os por perros asilvestrados, pese a que se prev? una alta incidencia si se diera el caso; la vuelta de la especie les permitir?a beneficiarse del control que esta ejercer?a sobre los c?nidos de origen dom?stico, tremendo problema en la actualidad que no pueden gestionar por limitaciones legales, as? como de la compensaci?n econ?mica por las p?rdidas en sus reba?os dentro del territorio del futuro Parque Nacional. Durante las jornadas celebradas a comienzos de a?o sobre la declaraci?n de este enclave y el posible regreso del lobo, se puso de manifiesto el inadecuado tratamiento que se est? dando al conflicto en los medios de comunicaci?n, cuando el representante de los ganaderos al ser preguntado sobre las cifras de 3.000 lobos en toda Castilla y Le?n dadas por los sindicatos en prensa manifest? que ?si la vaca no se engordaba, no se vend?a?.



S?lo los da?os producidos en espacios protegidos son cubiertos por la Administraci?n, que se acoge al art?culo 6 del Decreto 506 de la Ley de Caza de 1971 para hacer responsables a los titulares de cotos de los da?os ocasionados por especies cineg?ticas. La Orden de la Consejer?a MAM/539/2003, de 29 de abril, regula las ayudas por el lucro cesante y los da?os indirectos que sufre el propietario ante la disminuci?n de ganancias hasta que repone su reba?o, compensando la diferencia entre el precio de tasaci?n que abonan las aseguradoras por cabeza de ganado gravemente herida o muerta y los precios acordados con las Organizaciones Profesionales Agrarias, concepto por el que se han desembolsado 54.793,76 euros durante el presente a?o; en la actualidad el baremo establece 95 euros para ovejas de carne y 125 euros si son de leche para aquellos ganaderos que hayan suscrito el correspondiente seguro que les da derecho a la percepci?n de indemnizaciones. Tambi?n la Orden de 26 de noviembre de 2002 contempla la cobertura del pago de la franquicia del seguro, cuya cuota de suscripci?n es generalmente financiada por las entidades bancarias que tramitan el cobro de las ayudas de la Pol?tica Agraria Comunitaria.



Como aspecto parad?jico de esta situaci?n est? la protecci?n que la Directiva de H?bitats supone para el lobo al sur del Duero pero sin cubrir los da?os por parte de las administraciones, con el consiguiente recrudecimiento del conflicto con los ganaderos que han venido reclamando que las patrullas de control establecidas recientemente al sur del Duero eliminen todo lobo que detecten en su ?mbito de actuaci?n, se considere o no problem?tico, as? como el confinamiento de la especie en ?reas tradicionales con recursos suficientes para albergarla sin interferir con la explotaci?n ganadera. Estas actuaciones dieron lugar a la captura de 4 lobos conflictivos y m?s de 20 perros incontrolados entre el ?ltimo trimestre de 2002 y el primer trimestre de 2003. En la propia Directiva se incluyen medidas excepcionales que permiten actuar sobre la especie en determinadas circunstancias, algo que se ha venido realizando en los ?ltimos a?os incluso mediante batidas que han supuesto la muerte de ejemplares que se estaban reproduciendo y retirada de camadas por parte de la guarder?a, con la consiguiente presentaci?n de denuncias ante los organismos competentes de la Comisi?n Europea desde varias asociaciones conservacionistas.



Las conclusiones del seminario celebrado en Segovia entre los pasados d?as 5 y 9 de noviembre apuntan hacia un plan de gesti?n de la especie que se pondr?a en marcha dentro de un a?o y en el que se aplicar?an medidas de control de la poblaci?n en los territorios al sur del Duero al considerar que se trata de una poblaci?n continua respecto de la ubicada al norte de la Comunidad Aut?noma; los grupos conservacionistas de ?mbito regional vinculados con la conservaci?n de la especie declinaron su asistencia ante los retrasos y la forma en que fueron convocados y han manifestado su rechazo a estos planteamientos. Tambi?n se indic? la continuidad de la asistencia t?cnica a los ganaderos afectados por los ataques al sur del Duero en toda la Comunidad Aut?noma. El proceso de expansi?n que parece vivir la especie y el apoyo de buena parte de los asistentes a la aplicaci?n de medidas de control en poblaciones susceptibles de ocasionar conflictos estar?an impulsando una gesti?n zonificada por la que la Comunidad se dividir?a en ?reas en funci?n de la calidad del h?bitat y el conflicto con la ganader?a, determin?ndose el n?mero de ejemplares que podr?a mantener cada una, procedi?ndose a su regulaci?n e incluso erradicaci?n en territorios excesivamente problem?ticos. El potencial beneficio econ?mico que la extracci?n de ejemplares podr?a reportar a las poblaciones rurales es un aspecto contemplado en este escenario cineg?tico.



Los datos de mortalidad disponibles arrojan una media de 144 lobos muertos al a?o para un per?odo de cuatro a?os, cifras que en la mayor parte de las provincias ser?an muy superiores por la menor detectabilidad de la mortalidad ilegal; en este sentido, se considera que esta situaci?n se ha agudizado a causa de la menor disponibilidad de implicados o testigos de actos furtivos a relatar estos hechos, circunstancia que no se daba durante el anterior estudio en 1988, cuando era sencillo obtener informaciones sobre furtivismo sin ocultaci?n alguna. El siguiente cuadro refleja los datos de mortalidad disponibles entre 1998 y 2001, si bien en alguna provincia se incluyen casos de 1997 y la mayor parte de ellas aportan informaci?n hasta principios de 2002, aunque en ocasiones a falta de recibir los datos oficiales de los cotos de caza durante la temporada que finaliz? en esas fechas. Las capturas ilegales se produjeron sobre todo a tiros y en la columna ?veneno? se hace referencias a casos sospechosos sin confirmar, algo que s?lo se consigui? en un caso.



Datos de mortalidad Capturas
legales Capturas
Ilegales Atropellos Veneno Otras
causas Desconocido
Leon 37 75 19 5 2 5
Zamora 46 53 29 1 1 3
Salamanca 0 1 3 0 0 2
Palencia 64 41 14 0 0 4
Valladolid 1 13 16 2 0 0
Avila 0 0 0 0 0 0
Segovia 0 2 4 0 0 0
Burgos 23 77 13 1 5 2
Soria 0 5 2 1 0 4



Durante las ?ltimas tres temporadas fue autorizada la caza de 59 ejemplares en los territorios al norte del Duero. Las batidas autorizadas con posterioridad a los ataques se han incrementado de manera notable, habi?ndose revelado bastante ineficaces en sus resultados, aunque se tiene la sospecha de que en muchos casos el n?mero de ejemplares abatidos ha sido superior al declarado y correspondiente a los precintos asignados por la administraci?n, que s?lo durante el ?ltimo a?o ha autorizado 63 batidas en la provincia de Zamora. En la temporada 2001-2002, el n?mero de precintos fue de 28 para Burgos y de 19 para Palencia. En bastantes casos, como sucedi? hace unos

meses en un ?rea cercana a Villalpando (Zamora), no se da la suficiente justificaci?n respecto a la intensidad de los da?os pero se autoriza una elevada extracci?n de ejemplares, concretamente cuatro precintos para un ?rea ocupada por una manada con da?os anecd?ticos.



Uno de los factores cooperantes en la mortalidad ilegal de la especie ha sido un incremento bastante generalizado en el empleo del veneno, particularmente en las provincias de Le?n, Burgos y Soria con el riesgo que supone para otros carn?voros en peligro que comparten el h?bitat con el lobo, como sucedi? en el a?o 2000 con un oso pardo en los Ancares. El problema de la mortalidad ilegal se ha venido dando con mayor intensidad en Le?n (La Maragater?a, La Cepeda, Las Oma?as ) y Burgos (centro y norte provincial, Valdebezana-Losa, Cuevas de Amaya), pero todas las provincias de la comunidad han registrado casos. Son especialmente graves por la consideraci?n del lobo como especie protegida en ?reas con elevado potencial expansivo hacia otras aptas para su presencia, los acontecidos en los territorios al sur del Duero como Segovia, con una mortalidad espor?dica habitual en las ?ltimas d?cadas o ?vila y Salamanca, d?nde la escasa o reciente presencia no ha impedido los rumores de lobos muertos. Lo mismo sucede en las zonas de expansi?n hacia el este como Burgos o Soria, d?nde se estima que la mortalidad podr?a ser mucho mayor que la detectada, ya de por s? elevada. Aunque hace varios a?os que se viene comentando, en la actualidad parece confirmarse la presencia de ?mafias? organizadas que se han venido dedicando al comercio de trofeos de ejemplares abatidos en algunos puntos de Burgos y Palencia, habiendo sido detenidos dos de estos individuos por miembros del SEPRONA en la localidad de Cuevas de Amaya (Burgos) en plena acci?n furtiva. En cualquier caso, la impunidad de estas acciones es escandalosa y el n?mero de denuncias por captura furtiva de lobos meramente testimonial y mayoritariamente formuladas por esta unidad de la Guardia Civil, siendo inusual que de ellas se deriven consecuencias graves para los implicados. Por desgracia, otra forma ?cultural? de mortalidad que en el pasado supon?a un elevado porcentaje en la disminuci?n de las poblaciones como es la retirada de camadas, se ha venido dando ?ltimamente en Las Oma?as (Le?n), Sayago (Zamora) y una zona lim?trofe entre Burgos y Palencia, conducta con tendencia a desaparecer aunque las actuaciones administrativas antes rese?adas parezcan indicar lo contrario.



Tambi?n en las Reservas Regionales de Caza y algunos espacios protegidos se est? llevando a cabo un control bastante intenso de las poblaciones por parte de la guarder?a, siendo el n?mero de capturas muy elevado en relaci?n con el volumen de da?os que sufre el ganado, relativamente bajo si se compara con otras zonas de la comunidad o con per?odos de tiempo anteriores. Estas situaciones vienen d?ndose desde hace tiempo en enclaves como las Reservas Regionales de Caza de Ria?o y Mampodre (Le?n) o el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente del Cobre (Palencia), en este ?ltimo con la declarada intenci?n de proteger al oso ante riesgos como el veneno; no existen cifras ciertas de mortalidad en estos espacios protegidos pese a las reiteradas peticiones, d?ndose este oscurantismo incluso para los t?cnicos que trabajan para la Administraci?n. A?n careci?ndose de datos actuales, se estima que durante el per?odo 1990-95 pudieron ser eliminados hasta 25 ejemplares en las Reservas Regionales de Caza de Urbi?n y Cameros, intensa persecuci?n que ya se daba en la zona desde tiempo atr?s. Como contrapunto est? el caso de la Sierra de la Culebra, d?nde se siguen obteniendo las mayores densidades de lobos y los mejores trofeos de ciervo de la pen?nsula, continu?ndose con la subasta de ejemplares, cuatro en la actualidad, pr?ctica que sigue suscitando amplias protestas en diversos ?mbitos desde hace a?os. La situaci?n que se da en la reserva zamorana contrasta con la de otras reservas con una persecuci?n hacia la especie aparentemente m?s intensa, d?nde alg?n lote de caza fue dif?cil de subastar ante la escasa calidad de los ejemplares que se podr?an abatir. Recientemente ha sido autorizada la captura de 7 lobos en el Parque Nacional de Picos de Europa, cupo que en principio estar?a compuesto por 4 individuos en la zona asturiana, 2 en la c?ntabra y 1 en la leonesa; habiendo estimado las administraciones la presencia de 20 lobos en el territorio del Parque Nacional, las cifras coinciden con el porcentaje m?ximo del 33% que podr?a eliminarse sin que, seg?n los expertos, se llegue a poner en peligro la poblaci?n, pero otras fuentes estiman que su tama?o es inferior a esa cifra.



Las alteraciones del h?bitat supondr?n con seguridad futuros impactos en toda el ?rea de distribuci?n de la especie en la comunidad aut?noma. Al ya habitual escenario de incendios estivales, con especial incidencia en las comarcas leonesas de La Cabrera, El Bierzo y la Sierra del Teleno, hay que a?adir las redes de autov?as, autopistas y trenes de alta velocidad de reciente construcci?n y actualmente en proyecto o ejecuci?n en todas las provincias, especialmente en Burgos, Le?n, Palencia y Zamora. La formaci?n en un futuro pr?ximo de una aut?ntica tela de ara?a viaria en la Comunidad Aut?noma se viene planteando desde hace a?os como un riesgo potencial para la movilidad y la salud gen?tica de las poblaciones. Estudios realizados mediante radiotelemetr?a han confirmado el empleo por los lobos de pasos para veh?culos en autov?a, pero tambi?n han indicado que la acumulaci?n de barreras puede traer problemas tanto para el lobo como para otras especies, en particular las de gran porte. Semejante escenario tambi?n hace prever que los atropellos continuar?n siendo otra amenaza para la especie; Zamora y Valladolid ser?an las provincias m?s afectadas cuantitativamente, pero tambi?n en otras de reciente y escasa presencia como Segovia y Salamanca se han dado casos. En esta ?ltima los datos son confusos, al igual que los relativos a presencia y reproducci?n en zonas como el entorno de Guijuelo, Fuenteguinaldo, Sierra de Francia, Arribes del Duero y l?mites con ?vila.



Como colof?n a este repertorio de factores que definen los peligros que afronta el lobo, en los ?ltimos tiempos se han incorporado dos nuevos elementos de riesgo cuyo impacto en el h?bitat parece bastante evidente. Por una parte estar?an los vallados cineg?ticos, modalidad de gesti?n que se viene implantando con reciente frecuencia en Zamora y Le?n tras su proliferaci?n en otras comunidades del sur de la pen?nsula, habiendo facilitado mucho la gesti?n cineg?tica con los l?gicos efectos en los rendimientos de la actividad, pero que han tra?do aparejadas una serie de consecuencias medioambientales (Palacios et al. 1999). De modo preliminar, se considera que podr?a verse afectada la variabilidad gen?tica de las poblaciones de ungulados con esta forma de gestionar el espacio cineg?tico. Junto con el deterioro de la vegetaci?n por sobre-herbivorismo y la alteraci?n de su estructura, la mortalidad directa por colisi?n y el efecto barrera son evidentes, este ?ltimo en particular para la gran fauna. En el caso del lobo u otros predadores, no es necesario explicar la facilidad de persecuci?n y captura que el empleo de estos vallados permite. El hecho es particularmente grave cuando se da en los escasos bosques isla de la meseta cerealista, indispensables como refugio de las escasas manadas que all? habitan y que suelen tener una extensi?n tan reducida que su viabilidad como refugio para el lobo desaparecer?a en la mayor?a de los enclaves con el uso de las mallas cineg?ticas. Como factor negativo a?adido, los parques e?licos activos, en construcci?n o proyectados son cada vez m?s frecuentes y planificados sin consideraci?n de requerimientos ambientales o de la propia legislaci?n, siendo las provincias m?s afectadas Burgos en su zona norte, Zamora y Le?n. No se trata s?lo del impacto paisaj?stico que ocasionan, debe tenerse en cuenta que la instalaci?n de los aerogeneradores supone la apertura de grandes v?as de acceso para los elementos de transporte de gran tonelaje necesarios y la extensi?n de l?neas de evacuaci?n de la energ?a generada; puede imaginarse la gran superficie de h?bitat afectado que requiere la ubicaci?n de un parque e?lico, con el agravante de que estas actuaciones suelen llevarse a cabo en ?reas de bastante pendiente y en la mayor?a de los casos con una elevada calidad ambiental.



CASTILLA-LA MANCHA
Con anterioridad a fechas recientes, la ?ltima referencia de reproducci?n de la especie en la provincia de Guadalajara fue una camada de 3 lobeznos premiada por la Junta de Extinci?n de Animales Da?inos de la provincia y capturada en la Sierra de Altomira, t?rmino de Albalate de Zorita, en 1955. En los primeros a?os 70 es abatido un lobo en la zona de Majaelrayo por Eduardo Trigo de Yarto. La siguiente noticia se da a comienzos de 1973 con una serie de ataques al ganado en varias localidades de La Alcarria, siendo abatido un ejemplar en la Reserva Nacional de Sonsaz a finales de 1975. El autor de esta comunicaci?n fall? al disparar sobre otro individuo en la zona de El Tamaj?n en febrero de 1976 y las citas de presencia en aquel entorno fueron frecuentes en esas fechas. Los da?os sobre el ganado volvieron a repetirse a finales de 1987 en la Sierra de Ayll?n sin que desde entonces hubiera vuelto a saberse nada del c?nido hasta finales de los a?os 90, con diversas citas de ataques y mortalidad de ejemplares.



Durante el per?odo 1999-2000 los da?os por ataques al ganado alcanzan elevadas proporciones, con la l?gica problem?tica social. Ante esta situaci?n, la Consejer?a de Agricultura y Medio Ambiente contrata un estudio sobre la presencia del lobo en la provincia (Blanco et al 2001) que en una primera etapa se desarrolla durante los a?os 2000 y 2001 y a cuyo t?rmino se considera que la existencia de ejemplares era debida a la reciente expansi?n de la especie desde las provincias vecinas de Segovia y Soria. Es estimada la presencia de dos manadas estables en la zona de Atienza-Sig?enza, una reproductora en el entorno de Jadraque y otra en Sig?enza (Sierra Ministra) sin reproducci?n confirmada. En la zona de Molina de Arag?n-Alto Tajo se considera la existencia de ejemplares divagantes. Las cifras de da?os incluyen la totalidad de los ataques registrados durante los dos a?os del estudio, sin discriminar a qu? tipo de c?nidos pertenecen, y ser?an de 46 y 59 ataques respectivamente, que afectaron a 424 y 878 cabezas de ganado, mayoritariamente ovino y caprino. El volumen econ?mico alcanz? 30.044 y 66.938 euros para cada per?odo anual. Los rumores de mortalidad fueron abundantes, pero s?lo fueron merecedores de credibilidad los que apuntaban a la captura de un lobo en la zona de Atienza-Sig?enza en 1997 y otro entre Corralejo y Colmenar de la Sierra (Segovia) en enero de 2000.



La continuidad de los trabajos durante el a?o 2002 (Blanco et al. 2002a) revel? una severa disminuci?n de los indicios, ataques al ganado y avistamientos en la zona de Atienza-Sig?enza, que s? se producir?an en la de Molina de Arag?n (Villel de Mesa, Maranch?n). Tambi?n se han dado casos de da?os y avistamientos en localidades del suroeste de Zaragoza y oeste de Teruel pr?ximas al l?mite con Guadalajara. Ante este panorama, se cree desaparecida la manada estable de Atienza-Sig?enza, aunque podr?a verse alg?n individuo de forma espor?dica; los rumores de muerte ilegal de un ejemplar en la localidad de Hiendelaencina a comienzos de 2002 podr?an estar detr?s de esta regresi?n. En la actualidad s?lo se considera la presencia estable de un grupo al norte de Molina de Arag?n, sin confirmaci?n de reproducci?n. El n?mero de ataques durante este a?o se cifr? en 23, con 329 cabezas de ganado y 22.013 euros de p?rdidas. Pese a la aparente disminuci?n de poblaci?n, el informe la plantea como habitual en procesos de recolonizaci?n de territorios y ve previsible la estabilizaci?n de la especie en estos n?cleos iniciales dentro de la provincia y en otros a la vista de la calidad del h?bitat que ofrece al c?nido por la cobertura vegetal, escasez de poblaci?n humana y abundancia de recursos silvestres.



La explotaci?n cineg?tica del lobo en la Comunidad Aut?noma viene siendo prohibida por las sucesivas Ordenes de Vedas desde 1986 y se encuentra incluido en el Cat?logo Regional de Especies Amenazadas (Decreto 33/1998, de 5 de mayo) en la categor?a de ?en peligro de extinci?n?, por lo que es preceptiva la elaboraci?n de un plan de recuperaci?n de la especie. La virulencia que el conflicto ha alcanzado desde el 2000 empuj? a la Consejer?a de Agricultura y Medio Ambiente a la adopci?n de medidas que se plasmaron en la Orden de 28-11-2001, regulando ayudas que compatibilizaran la explotaci?n ganadera con la existencia de poblaciones de c?nidos silvestres que abarcaban la mejora de corrales y vallados, la subvenci?n a la compra de mastines y la cobertura de la franquicia del seguro ganadero por da?os. Durante el a?o 2002 estas ayudas fueron dotadas con 150.000 euros.



Respecto a la situaci?n en las otras dos provincias con noticias relativamente recientes sobre la especie, los estudios llevados a cabo a ra?z del convenio entre la Consejer?a de Agricultura y Medio Ambiente y el Consejo Superior de Investigaciones Cient?ficas (Palacios et al. 1998) manifestaron la extinci?n de la especie en el territorio de Sierra Morena (Ciudad Real) durante la d?cada de los a?os 80. Una posterior investigaci?n (Blanco et al. 2002b), consider? improbable la presencia de la especie, aunque existir?an evidencias de individuos procedentes de la poblaci?n asentada en la vertiente andaluza de la sierra. En la provincia de Cuenca, los ?ltimos datos de mortalidad cierta son del a?o 1960. Con posterioridad, se producen da?os al ganado en 1997, abati?ndose supuestamente un lobo en febrero de 1998, unos 30 km. al este de Cuenca capital. Las noticias se repiten entre 2000 y 2001, pero los estudios encargados por la Consejer?a (Blanco et al. 2002c) en la provincia no permitieron constatar la presencia de la especie.







ARAGON
No existe constancia de la presencia de grupos reproductores en la Comunidad Aut?noma, aunque en los a?os 90 se dieron al menos dos casos de lobos muertos en Teruel y Zaragoza y de avistamientos en la provincia de Huesca, consider?ndose que se tratar?a de individuos en dispersi?n. A partir del a?o 2000 se empezaron a producir avistamientos, da?os y rumores de muerte ilegal en territorios aragoneses pr?ximos al l?mite con Guadalajara, lo que podr?a tener relaci?n con el grupo establecido en el norte de esta provincia, situaci?n que se estima como adelanto de una posible recolonizaci?n por la especie.



SIERRA MORENA
Los trabajos promovidos en 1.988 (Blanco et al. 1990) por el antiguo ICONA llevaban a considerar la presencia de entre 7 y 12 grupos familiares de lobos en Sierra Morena, distribuidos entre Sierra Morena Oriental (Parques Naturales de Despe?aperros, Andujar y Carde?a-Montoro) y Central (Parque Natural de Hornachuelos), dando a la especie por extinguida en el sector occidental y contemplando como problem?tica su conservaci?n si persist?an los factores de riesgo que hab?an llevado a esta poblaci?n, numerosa en tiempos, a una reducci?n tan intensa. La aplicaci?n de la Directiva de H?bitats empuj? a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a emprender estudios sobre las especies consideradas prioritarias, entre las que se encontraba el lobo, por lo que en 1995 se emprendi? un proyecto de investigaci?n (Palacios et al. 1998) que diera luz sobre su situaci?n en aquel momento. Los trabajos se ampliaron a la vertiente andaluza de la sierra con objeto de asegurar los resultados, indicando la extinci?n de la especie en Sierra Morena. En 1997 se firm? un convenio entre la Consejer?a de Medio Ambiente de la Junta de Andaluc?a y la Universidad de Ja?n con el mismo objetivo que la administraci?n castellano-manchega, confirmando la presencia de la especie en las ?reas indicadas y a?adiendo el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, al tiempo que se indicaban otras citas entre estos espacios protegidos. De este estudio partieron las bases para el plan de conservaci?n de la especie (Mu?oz-Cobo et al. 1999) en territorio andaluz y ya en 2001 se cifr? la poblaci?n en 9-11 grupos familiares, insistiendo en la necesidad de adoptar medidas que limitaran los factores de riesgo que afrontaba. Otras fuentes (Grande del Br?o 2000) estiman en 8-10 las parejas reproductoras en Sierra Morena y la reproducci?n de al menos 5-7 parejas cada a?o en el per?odo 1990-99 y desde el equipo del CSIC que desarroll? el estudio entre 1995 y 1998 se manifiesta que las ?ltimas muertes constatadas se produjeron en 1983 y 1988 y estima la fecha tope de extinci?n en 1991 (Palacios et al., en prep.), conclusiones obtenidas tras un an?lisis de regresi?n de la mortalidad cineg?tica.



La discusi?n sobre la extinci?n o presencia del lobo en Sierra Morena ha sido objeto de amplias y con frecuencia agrias pol?micas durante los ?ltimos a?os en todo tipo de medios, seminarios y congresos. Recientemente se public? una fotograf?a tomada por los equipos de investigaci?n sobre el lince en la Sierra de Andujar mediante trampeo con c?mara fotogr?fica en la que aparec?an dos ejemplares juveniles de c?nidos que se identificaban como lobos, aunque conocedores de la especie han manifestado sus dudas de que fueran tales y otros investigadores insisten en la existencia de la especie. Va siendo hora de que se aclare de una vez por todas la realidad de la situaci?n y se termine con el desperdicio de tiempo, dinero y energ?as que esta situaci?n viene arrastrando desde hace tanto tiempo.



No hace falta insistir en la calidad del h?bitat de Sierra Morena para la especie con independencia de que el manejo cineg?tico intensivo incluya, junto con la superpoblaci?n de ungulados, una serie de elementos que pueden considerarse regresivos para su futuro en el territorio: facilidad de control que suponen los vallados cineg?ticos, proliferaci?n de pistas de acceso a cualquier rinc?n de la sierra e imposibilidad de supervisar las actividades que se desarrollan en el interior de las explotaciones. En lo relativo a la mortalidad, los investigadores aluden a un ejemplar abatido en C?rdoba de forma ilegal en 1995, una hembra pre?ada muerta en Ja?n en 1998 (en opini?n de alg?n investigador que ha visto la piel se trata de un perro, aunque los an?lisis gen?ticos de la Universidad de Ja?n parecen revelar lo contrario) y un macho atropellado en la misma provincia en el a?o 2000. Por otra parte, la Consejer?a de Medio Ambiente refiere en junio de 2001 tres casos de mortalidad en los dos a?os anteriores, dos por atropello y otro probablemente envenenado.



No se dispone de cifras de da?os a la caba?a ganadera, si bien en los ?ltimos tiempos nunca fueron demasiado elevados debido a la intensa despoblaci?n de la sierra y con ella la rarefacci?n de la explotaci?n ganadera. Pese a que en c?rculos cineg?ticos se ha comentado la excesiva presi?n que los lobos ejercieron en alguna zona de la sierra en los a?os en que era considerada cineg?tica, no se tienen noticias de conflicto por el potencial choque del c?nido con los intereses de los cazadores en la actualidad. La especie se encuentra estrictamente protegida tras la publicaci?n del Decreto 4/1986 de 22 de enero e incluida en el Libro Rojo de los Vertebrados de Andaluc?a con la categor?a de ?en peligro cr?tico?, por lo que la ?nica medida de gesti?n de la especie ser?a la indemnizaci?n de los da?os sobre el ganado. No se conoce el desarrollo actual que pueda tener el plan de conservaci?n, si bien las bases inicialmente desarrolladas hac?an hincapi? en la necesidad de abordar medidas para afrontar los problemas de conservaci?n de esta poblaci?n, en particular las bajas por la acci?n del hombre y contemplaban la designaci?n de zonas de especial conservaci?n.








PA?S VASCO
El lobo no aparece en el Decreto 167/1996, de 9 de julio, por el que se regula el Cat?logo Vasco de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora, Silvestre y Marina. Publicado en el Bolet?n Oficial del Pa?s Vasco n? 140, del 22 de julio de 1996. Por tanto, el status de la especie en la Comunidad Aut?noma es de ?no amenazada?.



Seg?n la situaci?n descrita en el trabajo promovido por el ICONA (Blanco et al. 1990), la especie s?lo aparece espor?dicamente en ?lava (donde se abaten dos ejemplares en 1987), sin datos para Vizcaya. Sin embargo, un trabajo m?s reciente (S?enz de Buruaga et al. 2000) habla de la presencia m?s o menos regular, a partir de mediados de los 80, en la comarca vizca?na de las Encartaciones y en menor medida en las alavesas de Salvada, Guibijo y Valdegov?a, siendo a partir de comienzos de los 90, cuando la presencia se va haciendo m?s frecuente, ?teniendo en el momento actual una presencia pr?cticamente continua durante todo el a?o en las zonas indicadas? (S?enz de Buruaga et al. 2000). Estos autores aportan un mapa de distribuci?n en la Comunidad Aut?noma del Pa?s Vasco pero no aclaran la existencia de grupos reproductores. Por lo que sabemos, no hay hasta el momento confirmaci?n de reproducci?n en el Pa?s Vasco (o al menos no conocemos ninguna referencia), por lo que el ?rea de distribuci?n no parece haber sufrido cambios notables en la ?ltima d?cada (si utilizamos criterios comparables, como la distribuci?n de la reproducci?n).



Este hecho puede no ser tan sorprendente si tenemos en cuenta la pol?tica de la administraci?n vasca en cuanto al lobo en el ?mbito de su territorio: no admitir la presencia o el asentamiento de grupos y poner no pocos medios en lograr este objetivo. Esta regi?n tiene el triste privilegio de ser, probablemente, (con algunas provincias de Castilla y Le?n) la que m?s esfuerzos invierte en perseguir y eliminar a la especie, no dudando en ocasiones en intervenir en zonas lim?trofes de Burgos cuando las batidas han sido autorizadas en territorio vasco, con el vergonzoso consentimiento (a posteriori) de las autoridades burgalesas en la materia. En este sentido, podemos recordar el triste episodio de la primavera del 2003, en que se abati? una hembra lactante en el l?mite de ?lava y Burgos (contraviniendo, entre otras, la Ley 4/89).



De lo que no cabe duda, por otro lado, es de que se cazan lobos regularmente en los ?ltimos a?os en Vizcaya y ?lava, y de que el n?mero de ejemplares abatidos ha ido en aumento: entre enero del 87 y agosto del 97 se abaten 28 ejemplares (S?enz de Buruaga et al. 2000), y esta parece ser la t?nica tambi?n en los ?ltimos a?os. Podemos hablar, quiz?, de un intento de expansi?n en los a?os 80 y 90 de los lobos hacia el Pa?s Vasco y Navarra, efectivamente abortada con bastante ?xito por la administraci?n del Pa?s Vasco. Hasta el momento, que sepamos, no se ha producido una discusi?n abierta sobre los motivos de esta pol?tica, que no dudamos que puedan existir, pero que permanecen, al parecer, ocultos.



En S?enz de Buruaga et al. (2000) se aportan tambi?n datos sobre da?os adjudicados al lobo en las tres provincias vascas y el importe pagado en su concepto: un total de 433 cabezas (322 de ovino, 29 de caprino, 59 de vacuno y 23 de equino) lo que supuso algo m?s de 10 millones de pesetas para el trienio 94-96.



Por ?ltimo, no deja de resultar parad?jica la consideraci?n de No Amenazada en el cat?logo, para una especie con ?una presencia pr?cticamente continua durante todo el a?o? y sin grupos reproductores estables conocidos. Desconocemos los criterios de adjudicaci?n de categor?as en el cat?logo vasco, pero si ?stos se aplican a poblaciones, su gesti?n debe estar sujeta a coordinaci?n con Castilla y Le?n, pero este es un t?rmino con un estrecho contenido para estas administraciones.







ASTURIAS
Asturias es, sin duda, la regi?n que dispone de un mejor conocimiento de la evoluci?n de sus n?cleos loberos desde los a?os 80, y es pionera, adem?s, en dos aspectos: el pago de indemnizaciones por da?os, que se efect?a en toda la regi?n desde el a?o 1991 (en parte de la regi?n desde 1986) y por ser la ?nica regi?n que posee, hasta el momento, un Plan de Gesti?n de la especie.



Garc?a-Gaona et al. 1990 (en Blanco et al. 1990) estiman 16-20 grupos en 1986 para Asturias y realizan un prolijo estudio sobre los da?os a la ganader?a, mortalidad, abundancia y algunos par?metros demogr?ficos. Estos autores detectan 73 ejemplares muertos en el periodo 1980-1986 (10 ejemplares de media al a?o), y los da?os al ganado supusieron en 1986 un total de casi 44 millones de pesetas sobre 1.298 reses supuestamente muertas por los lobos en la regi?n, de los que se pagaron aproximadamente un 50% por producirse en terrenos gestionados por la administraci?n (reservas y cotos gestionados por la administraci?n y zonas libres). A partir de 1991, con la entrada en vigor de la nueva Ley de Caza del Principado de Asturias, la administraci?n se hace cargo de los da?os atribuidos al lobo en toda la regi?n.



Por su parte, Llaneza (1997) realiza una s?ntesis sobre la situaci?n y evoluci?n de la especie hasta 1995, incluyendo datos sobre da?os y mortalidad, bas?ndose en gran parte en datos in?ditos pero disponibles en la administraci?n. Para el periodo 1986-1995 este autor no encuentra diferencias apreciables en el ?rea de distribuci?n ni en el n?mero de camadas localizadas (o al menos achaca las diferencias encontradas m?s a cuestiones metodol?gicas que a cambios reales): el n?mero estimado de grupos es de 18 en 1986 y de 15 en 1995 (con un m?ximo de 21 en 1993). En cuanto a la mortalidad, este autor aporta datos de 155 ejemplares muertos en 1986-1991 y 1993-1995. lo que supone una media de 17 lobos al a?o (s?lo los casos seguros). En cuanto al n?mero de expedientes por da?os tramitados, de reses afectadas y de cuant?a pagada, no se aprecian cambios significativos para el periodo 1991-1994. La cuant?a media anual para ese periodo fue de casi 49 millones abonados, de un total de 1234 expedientes positivos (entre 1600 y 1900 reses afectadas al a?o, siendo el equino el tipo de ganado m?s afectado). Como ve
Publicado por blur0078 @ 19:17
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por cervata
Lunes, 22 de septiembre de 2008 | 17:10
Hola Blur,tienes un blog muy interesante, me une a ti el interes que tenemos por la naturaleza y m?s en concreto por el Lobo ib?rico, apasionante animal. Somos una asociaci?n y nos dedicamos a la observacion, animate a visitarla:www.aherca.com,ya me dira