Mi?rcoles, 25 de abril de 2007
Ante las ?ltimas denuncias registradas en la zona de Topas por ataques de c?nidos al ganado, atribuidos al lobo, Ecologistas en Acci?n manifiesta su apoyo a los ganaderos afectados y lamenta que la Junta, con su torpe gesti?n, haya contribuido a crear un clima desfavorable a la conservaci?n de esta especie singular.

Esta organizaci?n quiere recordar que la poblaci?n de lobo ib?rico (Canis lupus) se encuentra al borde de la extinci?n en la zona Sur del Duero, en Salamanca la presencia del lobo es inestable y es Castilla y Le?n la ?nica comunidad aut?noma en la que la tendencia reproductora se estabiliza y la poblaci?n de lobo ib?rico tiende a descender gracias a la pol?tica de ?conservaci?n y gesti?n? de la Junta de Castilla y Le?n.

Seg?n la Directiva H?bitats [1], en esta zona la poblaci?n de lobo ib?rico est? considerada como especie prioritaria, m?xima protecci?n posible para una especie animal en la Uni?n Europea. Esta situaci?n requiere la r?pida puesta en marcha de medidas tendentes a su conservaci?n estando prohibida cualquier forma de captura o sacrificio, las molestias deliberadas, especialmente durante los periodos de cr?a, as? como el deterioro o destrucci?n de sus h?bitats. La Directiva exige de los Estados miembros una actuaci?n positiva y activa en el mantenimiento e incluso restablecimiento de estas poblaciones, y no la simple puesta en marcha de medidas pasivas de protecci?n.

Ecologistas en Acci?n considera que no pueden ser los ganaderos quienes asuman los costes de su conservaci?n. La Administraci?n regional debe cumplir sus compromisos y esforzarse por implicarlos en esta tarea estableciendo pagos compensatorios y seguros por los posibles da?os, tanto los directos como los indirectos causados por la predaci?n de los lobos, favoreciendo que aumente el n?mero de pastores y la utilizaci?n de perros guardianes, el mantenimiento de los sistemas tradicionales de pastoreo con razas aut?ctonas o el encierro nocturno del ganado. A la vez la organizaci?n ecologista exige la persecuci?n y denuncia p?blica de los casos de picaresca entre los propios ganaderos.

Para conservar esta especie se debe terminar con las subastas de permisos de caza, perseguir estrictamente el furtivismo, del que se alardea en determinadas zonas, los m?todos ilegales de caza, como la utilizaci?n de cebos envenenados, y declarar el lobo como ?especie estrictamente protegida?. Se necesita restaurar su h?bitat natural, favoreciendo la introducci?n de ciervos o corzos que sirvan de presa, evitando as? ataques al ganado, desarrollar campa?as de sensibilizaci?n entre la poblaci?n rural y garantizar el cobro de las indemnizaciones.

La Junta de Castilla y Le?n en este sentido deber?a seguir La Estrategia Nacional de Conservaci?n y Gesti?n del Lobo que reconoce que los valores culturales, etnol?gicos, antropol?gicos y biol?gicos relacionados con el lobo deben ser objeto de aprovechamiento, como lo demuestran numerosas experiencias al respecto en el contexto internacional. Para ello, se considera necesario promover la figura del lobo como un valor natural a?adido, que aumente el inter?s ambiental y cultural de una zona, y que compense con creces sus efectos negativos sobre otras actividades como es la ganader?a. Existen zonas cuyo principal desarrollo econ?mico est? estrechamente vinculado al lobo y otros carn?voros, por ejemplo el conjunto de los parques nacionales de Yellowstone y Denali (USA) recibe un volumen de visitantes que se acerca a los 4 millones de personas y el lobo genera un volumen total de ingresos estimado en unos 70 millones de d?lares. M?s cerca de nosotros, en Asturias, se ha realizado un plan que compatibiliza la existencia de poblaciones de lobo con la ganader?a y potencia adem?s el desarrollo en la zona de otras actividades ligadas con la presencia del lobo.

Lejos de apostar por un desarrollo rural sostenible, La Junta de Castilla y Le?n se decanta por crear un clima de crispaci?n y por utilizar m?todos de ?gesti?n? absolutamente inaceptables en un Plan de Conservaci?n de una especie protegida como es el aprovechamiento cineg?tico como herramienta b?sica de control o la colocaci?n de lazos.

Por otro lado Ecologistas en Acci?n pide a los ganaderos, a la administraci?n y a los medios de comunicaci?n la no ?criminalizaci?n? del lobo ya que el presunto aumento de da?os al ganado achacados al aumento de lobos se puede deber a otras causas como la escasez de alimento por la prohibici?n de abandonar animales muertos en el campo, la desaparici?n de vertederos, la proliferaci?n de infraestructuras viarias que fragmentan las poblaciones de lobos y otras especies. Adem?s Desde el punto de vista cient?fico analizar la objetividad de los da?os y peritajes efectuados resulta una tarea ardua esclarecer si es lobo o perro el causante de un da?o y obliga a que incluso empleando t?cnicas gen?ticas nunca se pueda identificar con precisi?n absoluta el autor de los ataques. Por lo tanto, no es cierto que todos los ataques al ganado sean producidos por lobos como se atribuye sin m?s contemplaciones. Aunque haya lobos en la zona es poco objetivo publicar sin m?s pruebas que son los lobos quienes atacan al ganado ya que hay muchos m?s perros incontrolados que lobos en cualquier punto de la provincia, tambi?n en la zona de Topas
Publicado por blur0078 @ 21:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios