S?bado, 19 de diciembre de 2015

Los ecologistas denuncian que el lobo ibérico “ha sufrido una persecución implacable por parte del ser humano en Andalucía” y que eso lo ha llevado al borde de la extinción. En el punto de mira: la fragmentación del hábitat y, sobre todo, el modelo cinegético intensivo. “El problema es la persecución directa. ¿Por qué no se cataloga como en peligro de extinción? Por la presión de mitos, malas famas y los intereses económicos de fincas o empresas cinegéticas, que mueven su lobby para que la población de lobos no se recupere”, afirma Juan José Carmona, portavoz de WWF en Andalucía.

Anguita añade que habría que “ aumentar el control sobre las fincas, ya que, por parte de las administraciones, son difíciles de controlar acciones ilegales, como la caza furtiva”. Es decir, las empresas que organizan monterías en Sierra Morena no quieren ver al lobo ni en pintura en sus fincas privadas.

¿Sería peligroso para el ser humano que hubiera más lobos? “Esa idea hay que desterrarla del imaginario colectivo. La administración tiene la obligación de restituir la imagen del lobo, destacar su funcionalidad en el papel del ecosistema y desechar de una vez por todas los cuentos de Caperucita: no ataca al ser humano, no limita la actividad cinegética y es un recurso económico y turístico. Su recuperación solo va a suponer beneficios”. Ponen de ejemplo la gestión del lobo en la Sierra de la Culebra (Zamora), donde el cánido se ha convertido en una atracción turística de primer nivel.

Echegaray, que estudia al lobo desde hace años, recuerda que “no es cierto que sea peligroso. La primera reacción del lobo es de huida: de eso depende su supervivencia ante el ser humano, que lleva miles de año persiguiéndolo”.

Fuente

http://www.eldiario.es/andalucia/enclave_rural/lobo-iberico-borde-extincion-Andalucia_0_365714583.html


Publicado por blur0078 @ 15:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios